Publicado el

¿Son todas las aguas iguales?

Tipos de agua

No, todas las aguas no son iguales. El agua puede variar en composición y características dependiendo de su origen y de los procesos a los que esté expuesta. Algunos factores que contribuyen a las diferencias entre las aguas incluyen:

  • Origen: El agua puede provenir de diferentes fuentes, como ríos, lagos, manantiales, pozos, aguas subterráneas o incluso el agua del mar. Cada fuente tiene su propia composición y puede contener diferentes minerales, sales y contaminantes.
  • Composición mineral: El agua puede contener una variedad de minerales y compuestos disueltos, como calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, sulfatos, carbonatos, entre otros. La concentración y la combinación de estos minerales pueden variar, lo que afecta las propiedades y el sabor del agua.
  • Contaminantes: El agua puede contener contaminantes de origen natural o antropogénico, como metales pesados, compuestos orgánicos, productos químicos agrícolas o industriales, microorganismos patógenos, entre otros. La presencia y la cantidad de contaminantes en el agua pueden diferir según su fuente y el grado de tratamiento al que se haya sometido.
  • pH: El pH del agua se refiere a su acidez o alcalinidad. Puede variar desde ácido (pH menor a 7) hasta alcalino (pH mayor a 7). El pH del agua puede influir en su sabor, capacidad de corrosión y en la forma en que interactúa con otros compuestos.
  • Dureza: La dureza del agua se refiere a la concentración de minerales, principalmente calcio y magnesio, presentes en el agua. El agua dura contiene altas concentraciones de estos minerales, lo que puede tener efectos en la formación de incrustaciones en tuberías, la eficacia de los productos de limpieza y la espuma generada por jabones y detergentes.

Tipos de agua

  • Agua ÁCIDA
    Tiene un pH menor a 7.
  • Agua ALCALINA
    Tiene un pH superior a 7.
  • Agua BLANDA
    Cualquier agua que no contiene grandes concentraciones de minerales disueltos como calcio y magnesio.
  • Agua DESIONIZADA
    Agua a la que se le han eliminado los iones disueltos (minerales y otras sustancias cargadas eléctricamente). Suele usarse en laboratorios y procesos industriales que requieren un grado muy alto de pureza.
  • Agua DESTILADA
    Se obtiene mediante el proceso de destilación (se hierve el agua y se condensa el vapor). Como resultado, se eliminan la mayoría de los contaminantes y minerales, dejando un agua pura, sin sales ni otros compuestos.
  • Agua DULCE
    Agua natural con una baja concentración de sales, o generalmente considerada adecuada, previo tratamiento, para producir agua potable.
  • Agua DURA
    Contiene altas concentraciones de sales de calcio y magnesio. Por esta razón los jabones son menos efectivos en aguas duras. Estos iones forman compuestos insolubles con los ácidos grasos presentes en los jabones, formando precipitados o residuos (“soap scum”), que no se disuelven en agua y se adhieren a las superficies, lo que dificulta la formación de espuma y reduce la eficacia del jabón.
  • Agua FREÁTICA
    Es el agua subterránea más cercana a la superficie.
  • Agua MINERAL
    Proviene de fuentes naturales y contiene minerales y oligoelementos disueltos. Dependiendo de su composición mineral, pueden tener diferentes sabores y propiedades.
  • Agua MINERO-MEDICINAL
    El agua mineral que se usa para la curación de alguna dolencia.
  • Agua POTABLE
    Agua que puede beberse sin riesgos para la salud. Cumple con los estándares de calidad y es segura para el consumo humano. Se somete a procesos de tratamiento para eliminar contaminantes y organismos patógenos.
  • Agua SALADA
    Agua en la que la concentración de sales es relativamente alta. Es el agua de los océanos y los mares y se denomina de esta forma porque contiene, por término medio, unos 35 g/l de sales.
  • Agua SALINA
    Agua que contiene sal en una proporción significativamente menor que el agua marina. La concentración del total de sales disueltas está generalmente comprendida entre 1.000 – 10.000 mg/l.
  • Agua SUBTERRÁNEA
    Agua que se infiltra en el suelo y se acumula en depósitos subterráneos que fluyen y se renuevan con lentitud conocido como mantos freáticos o acuíferos.
  • Agua TERMAL
    Brota de un manantial y que tiene una temperatura superior a la media del país.

Es importante tener en cuenta estas variaciones para considerar su uso adecuado, ya sea para consumo humano, uso industrial, agrícola o cualquier otro propósito específico.

Mercè Castells