Publicado el Deja un comentario

Características del jabón según los aceites usados

Características del jabón según los aceites usados

Podemos saponificar cualquier aceite o grasa (tanto vegetal como animal). Cada grasa/aceite está compuesto por varios ácidos grasos que al saponificar, confieren unas características especiales al jabón.

Para mejorar las características del jabón es recomendable mezclar varios aceites en la fórmula (excepto en el jabón de Castilla, que es 100% aceite de oliva). Descarga este ebook gratuitamente para aprender a elaborar este excelente jabón.

Normalmente usaremos una alta proporción de aceite de oliva, y según el tipo de jabón que queremos obtener, lo combinaremos con uno o varios aceites.

A continuación vemos de forma resumida las características generales que otorgan al jabón

Aguacate (aceite)
Espuma resbaladiza muy suave, fina. Acelera la traza. Produce un jabón muy suave.

Albaricoque (aceite)
Espuma fina, jabón muy suave. Muy oxidable. Alergénico.

Almendras (aceite)
Espuma fina, burbujas grandes. Traza lenta. El jabón obtenido es muy suave, pero se oxida (enrancia) fácilmente.

Argán (aceite)
Jabón suave, calmante y nutritivo. Espuma fina. Traza media.

Avellanas (aceite)
Produce un jabón cremoso, muy suave, pero con espuma fina. Muy oxidable. Alergénico.

Cacahuete (aceite)
Jabón blanco, duro. Poca espuma. Traza lenta. Evitar en casos de alergia al cacahuete.

Cacao (manteca)
Jabón muy duro, poca espuma, poco cremoso. Aporta dureza al jabón.

Cera de abejas
Jabón duro, sin espuma. Acelera la traza. Aporta dureza al jabón.

Coco (aceite)
Uno de los imprescindibles (junto con el aceite de oliva). Produce pastillas de jabón muy duras, blancas, con mucha espuma. Acelera la traza. Muy desengrasante. Para uso cosmético se recomienda no usar más del 30% de la fórmula.

Colza (aceite)
Jabón muy suave, con espuma fina, pero escasa. Traza muy lenta.

Germen de trigo (aceite)
Jabón suave, espuma fina. Se oxida (enrancia) fácilmente.

Girasol (aceite)
Jabón suave, espuma mediana. Traza muy lenta.

Jojoba (aceite; en realidad es una cera líquida)
Aceite muy estable, jabón duro, sin espuma, sin cremosidad. Aporta dureza. Se usa en pequeñas cantidades (menos del 5%).

Karité (manteca)
Jabón duro, poca espuma. Jabones suaves y duros. Acelera la traza.

Maíz (aceite)
Espuma ligera, traza lenta. Se oxida (enrancia) fácilmente. (5 a 10% máx.)

Oliva (aceite)
El otro imprescindible. Jabón muy duro, con poca espuma, pero muy cremoso y muy suave. Traza lenta. Excelente para pieles sensibles.

Palma (aceite)
Jabón duro, espuma cremosa y muy estable. Acelera la traza.

Ricino (aceite)
Jabón de secado lento, muy suave. Produce una espuma cremosa. Mejora la espuma en las fórmulas: 5 a 15%.

Semillas de uva (aceite)
Jabón suave, gelatinoso y con mucha espuma. Traza media. Sensible a la oxidación.

Soja (aceite)
Jabón muy duro, muy suave, espuma media. Sensible a la oxidación.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

¿Te duchas con jabón o con detergente?

jabones o detergentes

Mucha gente compra jabones “naturales” en supermercados o farmacias. Pero muchos de ellos contienen aditivos sintéticos, que actúan como un detergente para eliminar la suciedad. Producen mucha espuma, pero resecan la piel y pueden ser perjudiciales para nuestra salud y para el medio ambiente.

Según la FDA, “Hoy en día hay muy pocos jabones naturales en el mercado. La mayoría de los jabones, ya sean líquidos o sólidos, en realidad son detergentes sintéticos”.

El jabón natural se elabora combinando grasas o aceites  (de origen animal, vegetal o mineral) y un álcali (sosa cáustica o potasa). Los productos de limpieza corporal son en realidad un conjunto de sustancias químicas como por ejemplo:

Fragancias y colorantes

Los jabones comerciales suelen contener fragancias. Pero el término “fragancia” es muy amplio, ya que normalmente son mezclas complejas de muchos ingredientes (sintéticos o naturales), que no suelen detallarse en las etiquetas de los productos por ser “secretos comerciales”, ya que las regulaciones no requieren que los ingredientes individuales de la fragancia sean enumerados. Ejemplo: Ftalatos , que además de estar presentes en las “fragancias”, loes encontramos también en productos de aseo personal como geles, champús, jabones, lociones, cosméticos, etc.

De los miles de químicos utilizados en las fragancias la mayoría no han sido estudiados para evaluar su toxicidad, solos o en conjunto. Muchos de estos ingredientes no listados en las etiquetas son irritantes y pueden provocar alergias, migrañas y síntomas de asma. Un estudio de asmáticos encontró que los perfumes y colonias provocó ataques en casi tres de cuatro individuos. (*)

Los jabones comerciales suelen contener también colorantes sintéticos fabricados en laboratorios con químicos derivados del petróleo que no ofrecen beneficios para la salud y que en realidad pueden ser muy perjudiciales.

Antibacterianos

Los jabones etiquetados como “antibacterianos”  contienen ingredientes químicos, como el triclosan (pesticida) y el triclocarban, cuya inocuidad y beneficios, no están suficientemente probados.

Según la FDAactualmente no hay evidencia de que los productos de jabón antibacterianos de venta libre (OTC) sean más eficaces en la prevención de las enfermedades que el lavado con jabón y agua“.

Además, “hay indicios de que ciertos ingredientes en estos jabones pueden contribuir a la resistencia bacteriana a los antibióticos, y puede tener efectos hormonales imprevistos que son motivo de preocupación“.

¿Cómo se hace el jabón natural?

El jabón se hace mezclando un ácido (aceites o grasas), una base (álcali) y agua a través de un proceso conocido como saponificación, produciendo jabón y glicerina.

Elaborar en casa un jabón natural, es más fácil de lo que parece. Aquí te lo explicamos.

comohacerjabonLos beneficios de usar un jabón natural y las ventajas de hacer jabones en casa son muchos, pero se resumen en dos: es bueno para nuestro cuerpo y es bueno para nuestro medio ambiente (no son contaminantes).

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

(*) Conoce tu jabón – Salud casera

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es la glicerina?

glicerinaLo que hoy conocemos como “glicerina” es una substancia dulce y viscosa que fué descubierta de forma accidental en 1783 por el químico sueco Wilhelm Scheele. La glicerina atrae la humedad y como descubrió Michel Eugène Chevreul en 1823, es un subproducto del proceso de saponificación.

En la elaboración de jabones naturales la glicerina permanece en el jabón (ya sea pastilla o jabón líquido) en una proporción de entre un 10% y un 13%. En la fabricación industrial de jabón, la glicerina es extraída y vendida aparte como materia de gran valor.

Existe también una glicerina sintética (propilenglicol) que es un derivado del propileno que es un producto derivado de la destilación del petróleo. No es difícil encontrar glicerina en las droguerías o tiendas de suministros de materiales cosméticos. Aunque la calidad de la glicerina no depende de que su origen haya sido vegetal, animal o sintético (co-producto de la fabricación de biodiesel), en la elaboración de cosméticos y la producción de jabones de calidad, se valora más la glicerina de origen vegetal.

Puede ser disuelta en agua o alcohol, pero no en aceites. Tiene la propiedad de absorber el agua del aire. Diluida en agua suaviza la piel.

La glicerina se utiliza también para fabricar jabones transparentes, que contienen alrededor de un 15%-20% de glicerina pura. En el Tema 7 veremos cómo elaborar jabones líquidos transparentes con glicerina.

Si nos referimos a jabones sólidos, a nivel internacional son conocidos como “Melt & Pour soaps” (jabones de fundir y verter). Son muy fáciles de hacer por lo que son ideales para hacerlos con niños. Funden alrededor de 57ªC y solidifican muy rápido. Como tienen un alto contenido en glicerina, son muy hidratantes para la piel. Sin embargo, se disuelven más rápidamente en agua que los otros tipos de jabón y por lo tanto duran menos. Una pastilla de jabón artesanal de glicerina expuesta al aire atraerá la humedad del ambiente y formará “perlitas de agua” en su superficie.

Los jabones de glicerina son especialmente benéficos para pieles sensibles como la de los niños.

Mercè Castells

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Guardar

Publicado el 2 comentarios

Sin lejía no hay jabón

Sin lejía no hay jabón

Sin lejía no hay jabón, pero… no hay lejía en el jabón!

Cuando hablamos de lejía, los principiantes se asustan un poco “¿lejía? Pero si es tóxica!”. Y nos viene a la mente el recuerdo de nuestras abuelas con las manos enrojecidas por el uso de jabón.

Pero si has usado alguna vez un jabón natural sabes que es suave e hidratante. Si se utiliza lejía para hacer el jabón,¿cómo es posible que ese jabón sea tan bueno para la piel? Parece una contradicción ¿verdad?.

Ciertamente la lejía estaba, pero cuando ha terminado el proceso de saponificación, la lejía ya no está.

Parece mágico, pero en realidad no es más que un proceso químico. Cuando combinamos el aceite con la lejía, ésta se transforma y desaparece durante el proceso de saponificación. La reacción química que llamamos “saponificacióntransforma el aceite y lejía en jabón (aprox 90%) y glicerina (aprox.10%).

El jabón limpia la piel y la glicerina que es un humectante, atrae la humedad del aire sobre la piel, ayudando a mantenerlahidratada y flexible. Así que no tengas miedo a elaborar y usar tu propio jabón y disfruta de todos sus beneficios

A veces mis alumnas me dicen “…pero el jabón que compro en la tienda no tiene lejía.” Y es cierto, ya no tiene lejía, porqué ha desaparecido después del proceso de saponificación.

Si lees detenidamente la etiqueta verás cosas como “sodium olivate” o “potassium olivate“. Ésta, por ejemplo, es la denominación INCI para el resultado de la mezcla de aceite de oliva y el hidróxido de sodio o de potasio, es decir jabón hecho con aceite de oliva y sosa cáustica o bien aceite de oliva y potasa cáustica.

O tal vez la etiqueta indica “aceite de oliva saponificado”, lo que significa exactamente lo mismo. Normalmente en las etiquetas ponen los ingredientes que están actualmente en el producto, no los ingredientes básicos de la fórmula. Como la potasa ya no está, no es necesario ponerla. Lo que ponemos es por ej. “aceite de coco saponificado”.

INCI (International Nomenclature of Cosmetics Ingredients)

El INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos), es la lista de ingredientes en la composición de un jabón o un cosmético.. Es una nomenclatura internacional y suele estar en inglés. Todos los productos cosméticos están obligados a mostrar los ingredientes cosméticos con sus nombres en latín y enumerados según su cantidad en línea decreciente. Sin embargo, los nombres están en latín o inglés, con lo cual a veces es dificil distinguir los ingredientes naturales de los ingredientes artificiales.

Deberíamos acostumbrarnos a leer el INCI de jabones y productos cosméticos para saber qué estamos comprando y en qué proporción. También nos ayudará a entender por qué un producto cosmético tiene un precio u otro.

La lista INCI se va actualizando y se controla desde los estamentos europeos. Puedes hacer una búsqueda de uno o varios ingredientes concretos en los buscadores que encontrarás en los siguientes enlaces:

Mercè Castells

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

 

Guardar

Publicado el 1 comentario

Jabones líquidos vs jabones sólidos

cómo hacer jabones líquidos naturales Para elaborar jabones naturales, saponificamos grasas con un álcali, que puede ser sosa cáustica o potasa. Si has hecho jabones por el método de saponificación en frío con sosa cáustica, lo primero que debes de tener en cuenta es que el proceso de hacer jabones líquidos es diferente del proceso de hacer jabones sólidos.

Veamos las principales diferencias:

  • Tipo de álcali
    Para hacer jabones líquidos usamos potasa – KOH.
    Cuando combinamos ácidos grasos con sosa cáustica (NaOH), la sosa cristaliza y forma una pastilla de jabón sólida. Cuando hacemos lo mismo con potasa cáustica (KOH), la potasa no cristaliza, y queda una masa de jabón pastosa, que es soluble en agua.
  • Tipo de elaboración: en frío o caliente
    Una vez hemos conseguido la traza, cocemos la pasta de jabón hasta que toda la lejía se neutraliza. La ventaja del proceso en caliente es que puedes usarlo al dia siguiente (no tienes que esperar unas semanas a que cure).
  • Sobreengrasado
    No sobreengrasamos el jabón, porqué el aceite no saponificado flotará en nuestro jabón líquido (el jabón líquido tiene mucha agua, el aceite y el agua no se mezclan y como el aceite es más espeso que el agua flotará). El aceite de ricino sulfatado es el único aceite que puede disolverse en agua, por lo que es el único con el que podremos sobreengrasar (si queremos hacerlo, aunque no es necesario). Hay un tipo de manteca de karité modificada que es también hidrosoluble (INCI: Butyrospermum parkii, PEG-10 Olive Glycerides)
  • Calculadoras de saponificación
    Las calculadoras de saponificación se usan de forma diferente ya que la potasa nunca es pura. Como no podemos sobreengrasar, hay menos margen de error en las fórmulas, ya que demasiada potasa hará que sea un jabón muy alcalino (pH demasiado alto) y tendremos que neutralizarlo. Si por el contrario ponemos menos potasa de la necesaria, no saponificaremos todos los aceites y nos quedará un jabón aceitoso, con aceite flotando en la superficie. Por otra parte, la potasa es siempre mucho menos pura que la sosa cáustica, por  lo que en el caso de la elaboración de jabones líquidos la necesidad de disponer de una buena fórmula es especialmente importante.
  • Aceite de coco
    Para obtener jabones líquidos con mucha espuma (especialmente si donde vivimos el agua es más bien dura) necesitaremos más aceite de coco del que usaríamos normalmente en las fórmulas de jabones con sosa cáustica. Es decir si en los jabones sólidos lo recomendable es usar un máximo del 25% del total de los aceites, en el caso de los jabones líquidos podemos usar proporciones mucho mayores (por ej. 40-45% del total de los aceites).
  • Consistencia
    Los jabones naturales líquidos elaborados con potasa son líquidos (acuosos). Es decir, la consistencia es más acuosa que la de los jabones “liquidos” que compramos en las tiendas (que en su mayor parte no son jabones naturales sino detergentes, a los que se les ha añadido gelificantes y espesantes, entre otras cosas…). Los aceites que contribuyen a crear pastillas más duras en los jabones elaborados con sosa cáustica (como por ej. el aceite de palma o el sebo), no son necesarios en las fórmulas de jabones líquidos ya que la “dureza” no es un factor importante en este tipo de jabones.
  • Agua
    Para disolver la potasa, en los jabones líquidos se pone más agua que en los jabones sólidos (la medida standard es multiplicar la potasa por 3). Esto se hace sobre todo porqué durante el proceso de cocción de la base de jabón se produce evaporación de agua.

Encontrarás más información en nuestro curso online Elaboración de Jabones Líquidos.

Mercè Castells

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es un tensoactivo?

Las sustancias que disminuyen la tensión superficial de un líquido o la acción entre dos líquidos, son conocidas como agentes tensoactivos (tensioactivos o surfactantes). Influyen por medio de la tensión superficial en la superficie de contacto entre dos fases (p.ej., dos líquidos insolubles uno en otro).  En función de su mayor o menor dispersión en agua, y su mayor o menor estabilización de las micelas o coloides, los tensioactivos se emplean como emulsionantes, humectantes, detergentes o solubilizantes.

Entre los tensoactivos se encuentran las sustancias sintéticas que se utilizan regularmente en el lavado, entre las que se incluyen productos como detergentes para lavar la ropa, lavavajillas, productos para eliminar el polvo de superficies, gel de ducha y champús.

Fueron desarrollados en la primera mitad del siglo XX, y han suplantado ampliamente al jabón tradicional.

Las propiedades de los tensoactivos se obtienen a través de su estructura molecular. Se componen de una parte hidrófoba o hidrófuga y un resto hidrófilo, o soluble en agua.

¿Qué son los tensoactivos?
Tensioactivos

Según su estructura molecular pueden ser:

  • Tensoactivos aniónicos
    Son los que más se producen a escala industrial en cuanto a volumen y son los más utilizados a nivel doméstico. En cuanto a relación efectividad/precio son los mejores en general.
    El jabón natural es un tensoactivo aniónico.
  • Tensoactivos catiónicos
    Tienen propiedades bactericidas y pueden matar diferentes microorganismos o al menos retrasar su crecimiento, pero no lavan tan bien.
  • Tensoactivos no iónicos
    Empleados con frecuencia para vajillas, no forman mucha espuma
  • Tensoactivos anfóteros
    Utilizados en champús y cremas para usar sobre la piel

Detergentes vs Jabones

Los detergentes son tensioactivos que se emplean para separar la suciedad de cualquier tipo de superficie. Actualmente se fabrican numerosos tensioactivos sintéticos y de origen natural que son utilizados en la industria cosmética.

Los jabones pueden ser de tocador (uso cosmético) y de lavar (uso doméstico). Los jabones de tocador son más suaves ya que llevan glicerina natural, que es un subproducto del proceso de saponificación. Los jabones duros se realizan con sosa, mientras que los líquidos con potasa. En este artículo te contamos las diferencias en su elaboración.

Emulsionantes

Un emulsionante, emulgente o emulsificante es un tensoactivo que permite la emulsión de un aceite en una disolución acuosa (emulsionante o/w) o de agua en una disolución orgánica (emulsionante w/o). Debido a la capacidad anfifílica de estos tensioactivos,  son capaces de mezclar dos fases inmiscibles formando emulsiones estables.

Via | wikipedia.org

Publicado el Deja un comentario

Diferencias entre jabones y detergentes

Tanto los jabones como los detergentes parten de la misma base, la diferencia está en que los jabones se fabrican a partir de sustancias naturales, como grasas animales y vegetales, mientras que los detergentes se elaboran a partir de materias primas sintéticas. No es lo mismo “jabón” que “detergente” (tanto si es sólido, en polvo o líquido).

Diferencias entre jabones y detergentes
detergentes

El jabón es el resultado de la reacción química entre un álcali (hidróxido de sodio o de potasio) y un ácido graso (por ej. aceite de oliva, aceite de coco, etc…); esta reacción se denomina saponificación. Es soluble en agua y, por sus propiedades detersivas, sirve para lavar. En función del uso al que vaya destinado, se le pueden añadir otros aditivos de origen natural como colorantes, aceites esenciales, hierbas, etc.

El detergente es una mezcla de diversas sustancias sintéticas, muchas de ellas derivadas del petróleo, que tienen la propiedad química de disolver la suciedad. El primer detergente fué fabricado en 1907 por una compañía alemana.

Tensoactivos (o tensioactivos)

Los jabones, al igual que los detergentes son tensoactivos (surfactantes) es decir, reducen la tensión superficial de las moléculas de agua, permitiendo que las grasas (suciedad) emulsionen con el agua y desaparezcan con el aclarado.

Los tensoactivos pueden ser Aniónicos (son los más utilizados a nivel doméstico), Catiónicos (tienen propiedades desinfectantes, aunque no lavan tan bien), No-Iónicos  (empleados con frecuencia para vajillas, no forman mucha espuma), Anfotéricos (utilizados en champús y cremas para usar sobre la piel).

El jabón natural es un tensoactivo aniónico.

Detergentes

Los detergentes contienen en su fórmula uno o más tensoactivos derivados del petróleo. Además, contienen sustancias que ayudan al agente tensoactivo en su labor como los polifosfatos, los silicatos solubles y los carbonatos (que ablandan el agua facilitando el lavado en aguas duras) y los perboratos (que ayudan a eliminar manchas difícilies). Suelen contener también agentes auxiliares como el sulfato de sodio (evita que la suciedad se apelmace), blanqueadores ópticos (absorben luz ultravioleta y emiten luz visible azul), enzimas (eliminan manchas de restos orgánicos como leche, sangre, etc.), carboximetilcelulosa (es absorbida por los tejidos e impide que el polvo se adhiera a los mismos), estabilizadores de espuma, colorantes y perfumes.Menudo cóctel! ¿verdad?

Muchas de estas sustancias son contaminantes para el medio ambiente.

Jabones naturales

Nuestra piel se ve afectada diariamente por factores externos como el sol, el viento, el frío, las bacterias, la suciedad… que pueden afectar a nuestra salud. Como hemos visto en el capítulo anterior, nuestros antepasados aprendieron que el cuidado de la piel es una forma de cuidar de nuestra salud. Las personas que sufren enfermedades de la piel como la psoriasis y el eczema, así como las personas que tienen la piel sensible o atópica a menudo encuentran alivio al usar jabón natural ya que es muy suave. Sus ingredientes son mayoritariamente de origen vegetal (aceite de oliva, aceite de coco, etc) y no contienen los productos químicos potencialmente dañinos que a menudo encontramos en los jabones comerciales.

Una de las mayores diferencias entre el jabón comercial y el jabón hecho a mano es la glicerina. La glicerina es un líquido transparente que absorbe el agua del aire y es un factor clave para mantener la piel suave e hidratada.

El jabón natural sólo contiene fragancias naturales y hace que sea muy eficaz en aromaterapia. Por otra parte, los aceites esenciales aportan al jabón sus propiedades terapéuticas. 

No contienen colorantes artificiales. Los colorantes empleados son también de origen natural (plantas, arcillas, etc…)

Son respetuosos con el medioambiente. No contaminan y son biodegradables.

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Guardar

Publicado el Deja un comentario

La química que hay detrás de hacer la colada

Jabón para la lavadoraNo es lo mismo “jabón” que “detergente” (tanto si es sólido, en polvo o líquido). Tanto los jabones como los detergentes parten de la misma base, la diferencia está en que los jabones se fabrican a partir de sustancias naturales, como grasas animales y vegetales, mientras que los detergentes se elaboran a partir de materias primas sintéticas.

Lo que conocemos como jabón natural es el resultado de la reacción química entre un álcali (hidróxido de sodio o de potasio) y un ácido graso (por ej. aceite de oliva, aceite de como, etc…);  esta reacción se denomina saponificación.  Es soluble en agua y, por sus propiedades detersivas, sirve para lavar.

El detergente es una mezcla de diversas sustancias sintéticas, muchas de ellas derivadas del petróleo, que tienen la propiedad química de disolver la suciedad. El primer detergente fué fabricado en 1907 por una compañía alemana.

Sigue leyendo La química que hay detrás de hacer la colada