Para hacer jabón se utilizan dos álcalis: el hidróxido sódico NaOH (también llamado sosa cáustica o sosa) y el hidróxido de potasio KOH (también llamado potasa cáustica o potasa). Su función es la de reaccionar con las grasas para producir jabón.

Álcalis para hacer jabón líquido en casa: ¿sosa o potasa?

Según el tipo de álcali que utilicemos, nuestro jabón tendrá unas características u otras:

  • Jabones con sosa cáustica (también llamada sosa o hidróxido de sodio y cuya fórmula es NaOH):  son sólidos, opacos (típicas pastillas o barras de jabón)
  • Jabones con potasa cáustica (también llamada potasa o hidróxido de potasio y cuya fórmula es KOH),  son líquidos y más bien transparentes. Se disuelven antes que los jabones con sosa cáustica y generan mayor cantidad de espuma. Se usan para hacer jabones líquidos, cremas de jabón o un jabón suave de potasa, que diluido es usado para combatir de forma ecológica las plagas de pulgones de jardines y huertos.

Químicamente el hidróxido de potasio es mucho más reactivo que el hidróxido de sodio y se necesita más cantidad para saponificar grasas (1,4 veces más).

Potasa cáustica

El hidróxido de potasio (también conocido como potasa cáustica), es un compuesto químico inorgánico cuya fórmula es KOH. Es una base fuerte con propiedades similares a las de la sosa cáustica. Se fabrica a partir de la electrólisis del cloruro de potasio.

La potasa es blanca, dura, absorbe rápidamente el anhídrido carbónico del aire y se disuelve en cualquier proporción de agua. La solución concentrada es muy corrosiva y destruye rápidamente la piel. Tiene un olor característico (“huele a lejía”).

Es usada para elaborar “jabones de potasa”, que son más suaves que los jabones hechos con sosa cáustica (hidróxido de sodio).

Como los jabones hechos con potasa son muy solubles (mucho más que los jabones hechos con sosa cáustica, que son más duras y menos solubles), necesitan por tanto menos agua para licuificarse, por lo que proporcionalmente contienen más jabón que los “jabones líquidos” hechos con sosa cáustica.

Su uso más común es para la elaboración de jabones líquidos y como ingrediente en preparados de limpieza y desinfección de materiales que puedan resistir la corrosión.

Es importante guardar la potasa en un lugar fresco, ventilado y seco, ya que en contacto con el aire se carbonata con facilidad.  No debemos guardarla en recipientes de aluminio, estaño, zinc, bronces, cromo, plomo, etc, ya que se corroen con facilidad. Debe ser guardada en un lugar donde los niños o animales no tengan acceso.

  • Aspecto: escamas de color blanco
  • Pureza habitual: Hidróxido de Potasio (KOH):  85-90%

Las escamas blancas de potasa que compramos nunca son 100% de hidróxido de potasio. La estructura cristalina de la KOH en realidad contiene aproximadamente un 10% de agua, junto con alrededor de 1% de otras impurezas (principalmente carbonato de potasio).

La potasa es muy corrosiva, es importante por lo tanto, seguir las normas de seguridad.

Ojo! No te confundas!

Lo que llamamos potasa o potasa cáustica es hidróxido de potasio (KOH). Normalmente se vende en escamas blancas, con una pureza de alrededor el 90%. Es un producto diferente del carbonato de potasio (que a veces también le llaman potasa) y cuya fórmula es K2CO3.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar