Publicado el

La problemática del dióxido de titanio

El dióxido de titanio se ha relacionado con el cáncer, pero es problemático SÓLO si está micronizado en nanopartículas.
El dióxido de titanio natural no ha mostrado esta actividad, aunque en Internet se categoriza de forma genérica a esta ingrediente y no se especifica esta importante diferencia del tamaños de las partículas.
Tal vez, el verdadero problema del dióxido de titanio, en general, es que es un POLVO MINERAL y plantea el mismo riesgo que cualquier otro polvo mineral con el que se trabaje sin mascarilla: se genera polvo en el ambiente y este puede inhalarse.
Las partículas de polvo llegan a la mucosa respiratoria y generan depósitos de microcristales (parecido a la silicosis de los mineros). Pero este problema también lo puede generar la arcilla en polvo, el talco, etc.
Por tanto, es inofensivo usar el dióxido de titanio que no es de ultra-nano-partículas, siempre y cuando trabajemos con mascarilla a la hora de manipular grandes cantidades!

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata

Guardar

Publicado el 2 comentarios

La problemática de la Tegobetaína o Cocamidopropyl Betaine

La tegobetaína de coco es el Cocamidopropyl betaine.

Se trata de un tensiactivo amfótero, utilizado para que las fórmulas de jabón líquido elaboradas con aniónicos fuertes (como el Sodium Lauryl Sulphate) sean menos agresivas.

Este tensiactivo es mucho más suave que la mayoría, y no suele ser irritante ni problemático cuando se aplica en la piel. El problema no viene de esta molécula si no de su origen: es decir dependiendo de si es de origen natural o de síntesis.

El que se vende en la mayoría de los proveedores es de síntesis, por tanto, suele estar contaminado con barbaridad de NITROSAMINAS y son estas nitrosaminas las que son verdaderamente irritantes, cancerígenas y contaminantes.

Así que, cuando compres la Tegobetaína exige una ficha técnica, un boletín de análisis y una ficha de seguridad para el lote que te han vendido, allí «es obligatorio» indicar el porcentaje de nitrosaminas que contiene. De este modo sabrás si estás comprando sano o no!!

Si quieres una alternativa a la Tegobetaína puedes usar el Decyl glucósido.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata

Guardar

Publicado el

El debate sobre el propilenglicol

PROPILENGLICOL (INCI: PROPYLENE GLYCOL)

Se trata de un alcohol de bajo peso molecular, muy utilizado como agente acondicionador de la piel, como solvente para extractos cosméticos, como humectante, en alimentación animal…

Cáncer

Ningún estudio es convincente. Algún estudio muestra su actividad como mutagénico en tests in vitro sobre células de la mama (referencias en RTECS®- Acta Pathologica et Microbiologica Scandinavica, Section A, Supplement 1981 y RTECS®- Food and Chemical Toxicology 1984 ), aunque a dosis elevadas.

Toxicidad reproductiva

Por el momento sólo evidenciado en estudios animales, sobre ratones.

Alergias e inmunotoxicidad

Hay evidencias de baja toxicidad sobre la piel y el sistema inmunitario (Cosmetic Ingredient Review, 2006). Se ha manifestado dermatitis, urticaria y otras alteraciones de hipersensibilización en pieles atópicas incluso a dosis bajas (inferiores al 2%), pero no hablan de pieles normales.

Hay quien comenta que el propilenglicol en sí no es tan problemático como el hecho de que vaya acompañado de otras numerosas sustancias más intoxicantes. Se comporta como un potenciador de la absorción cutánea, así que, si la fórmula es sana (no contiene ingredientes tóxicos) no hay porqué temer esta acción.

Sus defensores consideran que es un producto de muy baja toxicidad, apto para uso como excipiente, en pequeñas dosis, tanto en formulación cosmética como alimentaria.

Mi punto de vista es que, puede ser aceptado siempre y cuando no superemos un 5% en las fórmulas. Por ejemplo, podemos usar pequeñas dosis de algún extracto glicólico (elaborados con propilenglicol).

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata