Publicado el

Elaboración tradicional de la manteca de karité

Elaboración tradicional de la manteca de karité

La manteca de karité es una manteca vegetal muy densa que se obtiene de las nueces del arbol de karité (vitellaria paradoxa), que se encuentra en África central (desde Malí a Etiopía). Suele crecer entre 15-20 metros de altura y da frutos a partir de los 15 años. Se ha usado en los hogares africanos durante casi 2000 años como alimento y para proteger la piel del sol, nutrirla e hidratarla.

Elaboración de la manteca de karité

Las mujeres africanas recogen las nueces del suelo, las lavan y las tuestan para obtener la manteca. A temperatura ambiente es sólida, pero se funde fácilmente con el contacto de la piel.  Se absorbe fácilmente y no es comedogénica. Tiene efecto reparador, cicatrizante y antienvejecimiento.

En este video vemos como las mujeres recogen las nueces del suelo y las dejan secar al sol durante una semana. Luego las seleccionan, las lavan, las hierven y las dejan secar al sol durante dos semanas.

A continuación, procesan las nueces hasta obtener la preciada manteca.

Sigue leyendo Elaboración tradicional de la manteca de karité

Publicado el 2 comentarios

Cómo elaborar un Bálsamo nutritivo al Karité

Este bálsamo nutritivo nutre en profundidad la piel, por ello está indicado como protector para zonas expuestas a la interperie, zonas de gran desgaste o roce, así como es un excelente emoliente en pieles con tendencia eccematosa o un preventivo de las estrías del embarazo (siempre y cuando reemplacemos los aceites esenciales por otros adecuados para este estado).

Cómo elaborar un Bálsamo nutritivo al Karité

Es ideal para las pieles muy secas y puede utilizarse como crema nutritiva o crema de noche.

Este bálsamo esta elaborado con manteca de Karité, que  se obtiene de la nuez del árbol africano Butyrospermum parkii.

Rica en ácidos grasos saturados, la hacen un excelente emoliente y protector cutáneo, creando una barrera lipídica altamente nutritiva para la piel.

Es excelente para prevenir estrías y arrugas, para proteger zonas sensibles (labios) o suavizar zonas de gran roce (codos y talones). Repara grietas, reduce la descamación, devuelve la elasticidad a la piel y nutre profundamente.

Debido a sus ácidos grasos, actúa como una barrera lipídica contra la deshidratación de la piel y protege la piel de los elementos naturales (sol, aire…).

Es ideal para elaborar cremas nutritivas, de masaje, ungüentos o bálsamos como éste que hoy te proponemos.

Cómo preparar un bálsamo nutritivo al karité

Ingredientes para unos 100 g

Fase A
Manteca de Karité (La Redoma Creativa) 45 g
Aceite vegetal de semilla de uva (La Redoma Creativa) 10 ml
Aceite vegetal de rosa mosqueta (La Redoma Creativa) 5 ml

Fase B
Aloe vera en gel 2 ml
Aceite esencial de geranio (La Redoma Creativa) 7 gotas
Aceite esencial de pomelo (La Redoma Creativa) 4 gotas
Vitamina E 5 gotas

Introducir la manteca de Karité y los aceites vegetales en un bol al baño María. Calentar hasta deshacer completamente la manteca y unificarla homogéneamente con los aceites vegetales sin dejar de remover.
Apartar del calor y, cuando se atempere (unos 35ºC), añadir el resto de ingredientes sin dejar de remover hasta que comience a solidificarse.

Guardar en lugar seco y fresco.

Esta mezcla se conserva unos 6 meses en correctas condiciones de almacenamiento.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata

Guardar

Publicado el

Bálsamo labial con manteca de karité

SHEA LIP BUTTER (1)
Bálsamo labial con manteca de karité

Sólo necesitamos manteca de karité y unas gotas de tu aceite esencial favorito…y un recipiente claro!

Hacerlo no puede ser más sencillo: fundimos al baño maría la cantidad de manteca de karité que necesitamos para llenar nuestro tarrito, le añadimos 4 gotas de aceite esencial, lo dejamos enfriar y listo!

La manteca de karité es muy rica  en insaponificables y vitaminas, por lo que tiene excelentes propiedades hidratantes y nutritivas. Protege la piel de los rayos solares UV, a la vez que calma y regenera la piel irritada.

La manteca de karité, cuyo nombre significa «vida» en el dialecto africano,  se extrae del árbol de karité que crece sólo en estado salvaje en las sabanas de África Occidental. Puede alcanzar más de 12 metros de altura y hasta una anchura de 2 metros. La fruta es dulce y comestible, conteniendo en su centro un fruto seco del que se obtiene la manteca de karité, que ha sido usada  por sus numerosas virtudes durante siglos en algunas partes de África. También es parte de la farmacopea de Senegal.

Propiedades:

  • Protege la piel contra el daño solar debido a la presencia de karitene, la vitamina A y alcoholes terpénicos que absorben algunos rayos UV y aumentan la actividad de los filtros solares.
  • Anti-inflamatorio, suaviza y calma la irritación (fitoesteroles, alfa y beta amyrina).
  • Previene alergias solares.
  • Facilita la curación a través de los alcoholes terpénicos (lupeol, parkeol) y los fitoesteroles que contiene.
  • Hidrata y nutre la piel en profundidad.
  • Regenera la piel, revitaliza los tejidos y devuelve la elasticidad a la piel.