Publicado el Deja un comentario

Resumen 2019

Resumen 2019

Hemos empezado un nuevo año, y con el, nuevos proyectos, ilusiones y buenos propósitos.

Pero antes de empezar con todo ello, te ofrecemos una selección de los artículos que hemos publicado a lo largo de 2019, por si te has perdido alguno:

Sigue leyendo Resumen 2019

Publicado el Deja un comentario

Los insaponificables del aceite de oliva virgen: el arsenal antioxidante

Los insaponificables del aceite de oliva virgen: el arsenal antioxidante

El aceite de oliva se ha usado en perfumería y cosmética desde hace más de 4000 años. Los fenicios lo llamaban “oro líquido”. También los egipcios, los griegos y los romanos lo usaban en sus perfumes, ungüentos y baños.

Todos conocemos los beneficios del consumo de aceite de oliva virgen. Pero poco se habla de los “insaponificables” de este aceite, que aunque en pequeña cantidad, son un verdadero arsenal antioxidante que, entre otras cosas, protegen la piel de los radicales libres.

En primer lugar, es importante diferenciar el aceite de oliva virgen del refinado. En este artículo nos referimos al aceite de oliva virgen o virgen extra, que es rico en propiedades nutritivas y antioxidantes. Sus propiedades protectoras y regeneradoras hacen que sea un excelente producto para la piel.

El aceite de oliva virgen se extrae de las aceitunas por procedimientos mecánicos en frío. NO se utilizan disolventes, por lo que varios compuestos naturales asociados a la grasa pasan también al aceite.

Sigue leyendo Los insaponificables del aceite de oliva virgen: el arsenal antioxidante

Publicado el Deja un comentario

Los aceites esenciales en cosmética natural

Los aceites esenciales en cosmética natural

Los aceites esenciales son uno de los ingredientes clave en los productos de cosmética natural.

Se pueden producir aceites esenciales por varios métodos, pero el principal es la destilación al vapor. Por tanto, diremos que son productos lipídicos obtenidos de la destilación de plantas aromáticas. Son sustancias muy concentradas y, por tanto, muy activas.

Son muy concentrados, por lo que deben usarse diluidos.

Todos tienen propiedades aromáticas y terapéuticas.

PROPIEDADES COSMÉTICAS:
En general, son antisépticos, aromáticos y cicatrizantes.
Propiedades específicas según el aceite esencial escogido.

USOS: Ingrediente lipídico, enriquecedor en todo tipo de preparaciones. Especialmente útiles como conservadores y aromatizantes naturales.

PRECAUCIÓN
Su gran concentración requiere de prudencia. Pueden generar irritación en la piel y mucosas, intoxicación y reacciones de hipersensibilidad. Valorar de forma aislada.
En general, se desaconseja el uso en niños menores de 6 años (salvo expertos), en embarazadas, epilepsia y neuropatías. Precauciones y recomendaciones.

ACEITES ESENCIALES USADOS EN COSMÉTICA NATURAL

A continuación tienes un listado de los aceites esenciales más usados y de sus principales propiedades.

Aceite esencial de árbol de té: antiséptico, astringente, cicatrizante.

Aceite esencial de bergamota: desodorante, astringente.

Aceite esencial de caléndula: suavizante, hidratante, calmante en pequeñas cantidades.

Aceite esencial de ciprés: circulatorio, astringente, desodorante.

Aceite esencial de clavo: calentador, rubefaciente, anestésico, analgésico.

Aceite esencial de enebro: circulatorio, anticelulítico, antiinflamatorio, antiséptico.

Aceite esencial de eucalipto: refrescante, astringente, desodorante, descongestionante.

Aceite esencial de geranio: equilibrador secreciones, hidratante, reconfortante.

Aceite esencial de hinojo: diurético, anticelulítico, refrescante.

Aceite esencial de lavanda: descongestionante, astringente, calmante, antiséptico.

Aceite esencial de lemongrass: antiinflamatorio, desodorante, vasodilatador.

Aceite esencial de limón: astringente, desinfectante, revitalizante, desodorante.

Aceite esencial de mandarina: suavizante, delicado, relajante.

Aceite esencial de menta: desodorante, refrescante, analgésico, antiséptico.

Aceite esencial de naranja: revitalizante cutáneo, astringente, relajante.

Aceite esencial de palmarrosa: hidratante, astringente, cicatrizante, estimulante cutáneo, antiséptica, anticelulítica.

Aceite esencial de pomelo: astringente, descongestionante, anticelulítico.

Aceite esencial de romero: tonificante cutáneo y capilar, reafirmante, circulatorio, anticelulítico, tónico muscular y analgésico.

Aceite esencial de rosa: equilibrador secreciones, descongestionante, regenerador y revitalizante cutáneo.

Aceite esencial de sándalo: regenerador y revitalizante cutáneo, nutritivo y sedante.

Aceite esencial de siempreviva: cicatrizante, desensibilizante y antiinflamatorio cutáneo

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Publicado el 2 comentarios

Crema nutritiva de noche

Crema nutritiva de noche

Esta crema es muy nutritiva, ideal para aplicarla por la noche, antes de acostarnos.

Aporta a nuestro cutis hidratación profunda y flexibilidad.

Ingredientes para 100 g

  • 14 g de cera de abejas
  • 60 g de aceite de almendras dulces
  • 10 g de aceite de germen de trigo
  • 1,5 g de bórax
  • 14 g de hidrolato de rosas
  • 6 g de gel de áloe
  • 7 gotas de aceite esencial de geranio
  • 5 gotas de aceite esencial de mirra
  • 5 gotas de aceite esencial de palmarrosa

Elaboración:

Mezclamos los aceites vegetales, por un lado, y el hidrolato con el áloe y el bórax por otro.

Aparte, fundimos la cera de abejas al baño María.

Incorporamos poco a poco la mezcla de aceites removiendo constantemente.

Cuando llega a 70º, añadimos la fase acuosa sin dejar de remover.

Apartamos del fuego y añadimos el aceite esencial, batiéndolo hasta que quede una crema homogeneizada.

Dejamos enfriar hasta que solidifique, podemos ayudar metiéndola en la nevera.

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Publicado el 2 comentarios

Oxidación de los aceites vegetales

Oxidación de los aceites vegetales

Con el tiempo los aceites se vuelven rancios debido a la oxidación. Los aceites blandos insaturados (olivo) se oxidan más fácilmente que los aceites saturados (coco, palma..) Cuanto más insaturado sea un aceite mayor probabilidad de oxidación tiene. A esta degradación de las grasas le solemos llamar enranciamiento ya que produce compuestos volátiles de olor rancio.

Para evitar esta oxidación se utilizan los antioxidantes que son sustancias que retrasan la oxidación de los aceites.

Algunos ácidos grasos son más frágiles que otros, ya que bajo ciertas condiciones (oxidación, hidrogenación, lipólisis, etc.) se degradan y pierden sus propiedades.

En la práctica, lo que nos sucede con más frecuencia es que los aceites se nos oxidan (se vuelven rancios y cambian de color). Ciertos factores aceleran el proceso de oxidación (el oxígeno, la luz, el contacto con metales oxidantes como el hierro y el cobre, etc.) y también el calor, que acelera las reacciones químicas. Por el contrario, otros factores ralentizan la oxidación, como por ejemplo el aporte o la riqueza natural del aceite en vitamina E.

Pero el potencial oxidativo de un aceite vegetal depende sobre todo del tipo de ácidos grasos que lo componen, de forma que los aceites pueden ser más o menos sensibles a la oxidación. Por ejemplo:

  • aceites poco sensibles a la oxidación: aguacate, albaricoque, almendras, argán, avellana, coco, jojoba, oliva, ricino, manteca de cacao, manteca de karité…
  • aceites sensibles a la oxidación: germen de trigo, girasol, onagra, semilla de uva…
  • aceites muy sensibles a la oxidación: rosa mosqueta…

Para conservar los aceites muy sensibles a la oxidación lo mejor es añadirles un antioxidante y mantenerlos en un lugar fresco (frigorífico), en un envase bien cerrado y protegidos del aire y la luz.

Antioxidantes

  • Vitamina E (tocoferol). Antioxidante de gran alcance y un ingrediente importante para prevenir la oxidación (enranciamiento). Además la vitamina E ayuda a la piel a defenderse contra los radicales libres, así como la protege de los rayos UV. También estimula la circulación, mejora la elasticidad de la piel, ayuda a prevenir las arrugas, mejora la cicatrización, ayuda a curar las llagas.
    Dosificación para retrasar enranciamiento: 0.1%-0.2% del peso total de los aceites de la fórmula (4-8 gotas por cada 100 g de aceite).
  • Extracto Co2 de romero (oleoresina). Las propiedades antioxidantes se deben principalmente a la presencia de ácido carnosinico, que pueden ayudar a estabilizar mezclas de aceites y productos que contienen aceites. También tiene efectos antiinflamatorios en la piel y puede ayudar a combatir los radicales libres (una buena opción para jabones ‘anti-aging’). Dosificación: 0.1 – 0.4% del peso total de los aceites (2-8 gotas por cada 100 g de aceite).
  • Aceite de germen de trigo. Es un aceite con alto contenido en vitamina E, que le transfiere grandes propiedades preservativas.
  • Otros antioxidantes: Aceite de semilla de pomelo, Vitamina A, Vitamina C (ácido ascórbico), betacarotenos, etc

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

Higiene y limpieza en cosmética natural casera

Higiene y limpieza en cosmética natural casera

Los productos cosméticos naturales elaborados en nuestra cocina tienen muchas ventajas, pero también tienen la desventaja de ser muy sensibles a la contaminación por bacterias y hongos.

Para evitar la contaminación microbiana en la medida de lo posible es muy importante mantener una higiene máxima.

Desinfectar los materiales

Los que resisten el calor, los herviremos durante 15 minutos
Los utensilios y envases que no resistan al calor, las superficies y las manos serán esterilizados con alcohol de 70º (leer más abajo).
Los que se pueden meter en el microondas, los podemos esterilizar programándolo al máximo durante 5 minutos

Cómo esterilizar los materiales que resisten el calor (frascos de cristal y utensilios metálicos)

Puedes reusar cualquier tarro de cristal (por ej. los tarros de conservas), pero es muy importante esterilizarlos antes de usarlos. También haremos lo mismo con los utensilios de metal: cucharas, barillas, tapas, etc.

  1. Limpiar con agua y jabón
  2. Pon en el fondo de una olla grande un trapo limpio (esto es para que cuando el agua empiece a hervir, los tarros no se muevan, por lo que evitaremos que se golpeen y se puedan romper).
  3. Encima del trapo, coloca los tarros en posición vertical. Añade también las tapas por separado, a los lados.
  4. Cúbrelo todo con agua. El agua debe sobrepasar los tarros unos 5 cms por encima.
  5. Pon la tapa de la olla y enciende el fuego. Una vez empiece a hervir el agua, mantenlo en ebullición durante 15 minutos.
  6. Apaga el fuego y déjalo enfriar.
  7. Sácalos de la olla y déjalos secar sobre un trapo limpio.

Desinfectar con alcohol diluido al 70%

El alcohol de 70º es mucho más eficaz como antiséptico que el de 96° que compramos habitualmente en las farmacias. Esto es debido a que cuando las estructuras externas (membranas) de los microorganismos entran en contacto con alcohol puro, se deshidratan y en ocasiones, forman una capa gruesa, impidiendo que sea tan efectivo como se espera. En cambio, el alcohol diluido al 70% no deshidrata esas capas externas, por lo que permite que penetre mejor en el interior de las bacterias y sea más efectivo.

El grado alcohólico depende de la mayor o menor cantidad de agua en el liquido. Si queremos diluir alcohol de 96º a 70º, multiplicamos 100 por 70 (es el grado que queremos obtener) y dividimos por el grado del alcohol que tenemos (en este caso 96º)

100 x 70 / 96 = 72,91

A efectos prácticos, ponemos en un envase limpio 73 ml de alcohol de 96º y completamos con agua destilada hasta llegar a 100 ml (añadimos 27 ml de agua destilada)

Y ya tenemos nuestro spray desinfectante !

Resumiendo

Nos lavaremos bien las manos con agua y jabón
Limpiaremos y desinfectaremos con alcohol de 70º la zona de trabajo
Esterilizaremos y/o desinfectaremos con alcohol los utensilios que vamos a usar. Los tarros de cristal los esterilizaremos hirviéndolos durante 10 minutos, y los de plástico, o demás materiales que no soportan altas temperaturas, los desinfectaremos con alcohol de 70º.
Usaremos utensilios de acero inoxidable, cristal o plástico.
Evitaremos las cucharas de madera ya que no se pueden desinfectar y son un nido de bacterias.
Envasaremos las cremas una vez estén totalmente frías. Llenaremos los tarros hasta el cuello del frasco, procurando dejar la menos cantidad posible de aire en el interior del envase. Taparemos con la tapa previamente pulverizada con alcohol y cerraremos bien.
Guardaremos los productos elaborados en la nevera o en un lugar oscuro y fresco.
Elaboraremos la cantidad necesaria, ya que si hacemos grandes cantidades de un producto que vamos a tardar meses en usar, probablemente se nos estropearán y deberemos tirarlo.

Con esto no conseguiremos la asepsia de un laboratorio, pero si nos aseguraremos de que están lo más limpios posible.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online: