Publicado el 2 comentarios

Oxidación de los aceites vegetales

Oxidación de los aceites vegetales

Con el tiempo los aceites se vuelven rancios debido a la oxidación. Los aceites blandos insaturados (olivo) se oxidan más fácilmente que los aceites saturados (coco, palma..) Cuanto más insaturado sea un aceite mayor probabilidad de oxidación tiene. A esta degradación de las grasas le solemos llamar enranciamiento ya que produce compuestos volátiles de olor rancio.

Para evitar esta oxidación se utilizan los antioxidantes que son sustancias que retrasan la oxidación de los aceites.

Algunos ácidos grasos son más frágiles que otros, ya que bajo ciertas condiciones (oxidación, hidrogenación, lipólisis, etc.) se degradan y pierden sus propiedades.

En la práctica, lo que nos sucede con más frecuencia es que los aceites se nos oxidan (se vuelven rancios y cambian de color). Ciertos factores aceleran el proceso de oxidación (el oxígeno, la luz, el contacto con metales oxidantes como el hierro y el cobre, etc.) y también el calor, que acelera las reacciones químicas. Por el contrario, otros factores ralentizan la oxidación, como por ejemplo el aporte o la riqueza natural del aceite en vitamina E.

Pero el potencial oxidativo de un aceite vegetal depende sobre todo del tipo de ácidos grasos que lo componen, de forma que los aceites pueden ser más o menos sensibles a la oxidación. Por ejemplo:

  • aceites poco sensibles a la oxidación: aguacate, albaricoque, almendras, argán, avellana, coco, jojoba, oliva, ricino, manteca de cacao, manteca de karité…
  • aceites sensibles a la oxidación: germen de trigo, girasol, onagra, semilla de uva…
  • aceites muy sensibles a la oxidación: rosa mosqueta…

Para conservar los aceites muy sensibles a la oxidación lo mejor es añadirles un antioxidante y mantenerlos en un lugar fresco (frigorífico), en un envase bien cerrado y protegidos del aire y la luz.

Antioxidantes

  • Vitamina E (tocoferol). Antioxidante de gran alcance y un ingrediente importante para prevenir la oxidación (enranciamiento). Además la vitamina E ayuda a la piel a defenderse contra los radicales libres, así como la protege de los rayos UV. También estimula la circulación, mejora la elasticidad de la piel, ayuda a prevenir las arrugas, mejora la cicatrización, ayuda a curar las llagas.
    Dosificación para retrasar enranciamiento: 0.1%-0.2% del peso total de los aceites de la fórmula (4-8 gotas por cada 100 g de aceite).
  • Extracto Co2 de romero (oleoresina). Las propiedades antioxidantes se deben principalmente a la presencia de ácido carnosinico, que pueden ayudar a estabilizar mezclas de aceites y productos que contienen aceites. También tiene efectos antiinflamatorios en la piel y puede ayudar a combatir los radicales libres (una buena opción para jabones ‘anti-aging’). Dosificación: 0.1 – 0.4% del peso total de los aceites (2-8 gotas por cada 100 g de aceite).
  • Aceite de germen de trigo. Es un aceite con alto contenido en vitamina E, que le transfiere grandes propiedades preservativas.
  • Otros antioxidantes: Aceite de semilla de pomelo, Vitamina A, Vitamina C (ácido ascórbico), betacarotenos, etc

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

Aceites vegetales para el cuidado del cabello en verano

Aceites vegetales para el cuidado del cabello en verano

El cabello se seca y se encrespa con más facilidad en verano. Varios factores lo deshidratan como el sol, el agua salada del mal y el cloro de las piscinas.

Aceites y mantecas vegetales para el cuidado del cabello en verano

Los aceites vegetales se obtienen a partir de semillas o frutos oleaginosos (mejor si han sido obtenidos mediante presión en frío, así evitamos la desnaturalización).

Aceite de coco

Nutritivo y suavizante. El aceite de coco contiene vitamina E, K y minerales como el hierro. Junto con el aceite de oliva y el de jojoba es considerado como uno de los mejores aceites para la nutrición natural para el cabello. Es un excelente acondicionador y ayuda en el reparar el cabello dañado..

Aceite de oliva virgen extra

Ayuda a prevenir la caída del cabello y contiene antioxidantes que fortalecen y suavizan las cutículas.

Aceite de jojoba

Ideal para todo tipo de cabello, ya que en cabellos grasos ayuda a inhibir la actividad excesiva de las glándulas sebáceas y en cabellos secos ayuda a hidratarlos. Además, disuelve el sebum, que es una especie de cera que se deposita en los folículos pilosos y que causa la caspa y la seborrea del cabello. Penetra y disuelve los depósitos ayudando a regular la secreción sebácea excesiva de la piel y del cabello.

Aceite de ricino

Nutre el cabello y evita que se reseque el cuero cabelludo mediante la retención de la humedad. Añadido a los productos para el cuidado del cabello ayuda a mantener la humedad, suaviza y da volumen.

Aceite de argán

Protege el pelo del calor del verano, ayuda a desenredarlo y lo suaviza. Ayuda a evitar el encrespamiento

Aceite de aguacate

Contiene vitaminas A, E, D y potasio. Excelentes propiedades acondicionadoras del cabello.

Manteca de cacao

Proporciona al cabello acondicionamiento, nutrición y brillo

Manteca de karité

Protege, rehidrata y acondiciona el cabello

También son buenísimos para el cabello:

Vitamina E: Contiene antioxidantes que ayudan a mantener el sistema inmune, protegiendo y mejorando la circulación del cuero cabelludo.
Gel de aloe vera: Revitaliza el cabello tornándolo más flexible, reluciente, dócil y resistente.

Cómo usar los aceites vegetales para el cuidado del cabello

Pre-lavado: Aplicar una pequeña cantidad sobre el cabello. Dejar actuar durante un par de horas y lavar el cabello con un champú suave.

Post-lavado: Podemos aplicar una pequeña cantidad en el cabello recién lavado, prestando especial atención a las áreas enredadas y los extremos dañados.

También podemos añadir algunas gotas de aceite a nuestro champú o acondicionador.

Spray hidratante para el cabello

Necesitaremos:

Mezclar todos los ingredientes y agitar bien. Envasar en una botella con spray.

Uso: Agitar antes de usar. Pulverizar sobre el cabello húmedo (de la mitad del cabello hacia las puntas), masajear y peinar. No necesita aclarado.

No apliques una cantidad excesiva ya que podrías engrasar el cabello.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el 4 comentarios

Cómo hacer aceite de ricino en casa

como hacer aceite de ricino

El aceite de ricino se obtiene de las semillas del ricino (Ricinus communis L), un arbusto de gran tamaño que crece principalmente en la India, Brasil y China. La semilla tiene un contenido en aceite de un 40-50%.

Se conoce también como aceite de castor (en inglés castor oil), higuerilla, catapucia, higuera infernal, alcherva, etc.

A nivel cosmético, se añade a los preparados para uso externo en productos para el cabello, las pestañas, las cejas o las uñas (estimula su regeneración y crecimiento).

Es muy usado en la elaboración de jabones líquidos por su alto contenido en ácido ricinoleico (90%), un ácido graso insaturado que aporta limpieza, espuma, acondicionado y favorece la transparencia. Es muy suave, emoliente e hidratante.

Es usado también por vía tópica en dermatosis y dermatitis  por sus características como emoliente dermatológico.

En las semillas, pero no en el aceite, se encuentra una sustancia tóxica de naturaleza proteica denominada ricina. Aunque tradicionalmente se ha usado el aceite de ricino como laxante y purgante, no debe ser ingerido (salvo por prescripción médica) ya que puede ser muy tóxico. Está especialmente contraindicado en embarazadas y lactantes.

Aunque el proceso es laborioso, si conseguimos semillas de ricino, podemos extraer en casa aceite de ricino para usarlo en nuestros jabones o preparaciones cosméticas.

En este video nos lo enseñan:

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

12 aceites vegetales para substituir cosméticos comerciales

12 aceites vegetales para substituir cosméticos comercialesLos cosméticos que encontramos normalmente en farmacias y supermercados, son normalmente caros y repletos de tóxicos poco aconsejables, desde un simple champú a una crema hidratante o un filtro solar. Muchas de la compañías que elaboran estos productos son conocidos por testearlos en animales. Es por todo esto que la cosmética natural es una buena opción de salud, economía y de no fomento del maltrato animal.

Lo peor es que muchos de estos productos comerciales no cumplen con lo prometido, pero antes de esta cosmética la gente sabia usar los vegetales a disposición, sin peligro y con buenos resultados, hoy en ecocosas recopilamos parte de esa información, para ofrecerles una alternativa de cosmética natural al alcance de todos.

Y esta vez son aceites comunes si a esto agregamos algunos aceites esenciales podemos obtener un armario completo de cosmética natural, como ya vimos en otras oportunidad por ejemplo cuando hablamos de protectores solares naturales.

12 aceites vegetales para tu botiquín de cosmética natural

  • Aceite de Almendras: hidratante y emoliente, este aceite actúa como revitalizante y ayuda a dar la elasticidad de la piel. Ampliamente utilizado en la prevención de las estrías en el embarazo se pueden utilizar en la hidratación diaria de la piel. Es una buena opción como removedor de maquillaje facial. También ayuda en el tratamiento anti-arrugas y como loción para después del sol.
  • Aceite de Aguacate: Muy nutritivo rico en vitaminas y minerales. Inhibe la formación de radicales libres, por lo que ayuda a disminuir los signos de envejecimiento. Nutre y restaura las escamas del cabello, penetrando incluso hasta la médula capilar.
  • Aceite de Germen de trigo: Es antioxidante y como tal combate los radicales libres, lo que retrasa el envejecimiento. Es útil en quemaduras y cicatrización de la piel, gracias a su alto contenido en vitamina E. También se puede usar para hidratar las rodillas y codos secos. Otra función es prolongar la vida de otros aceites como los usados para masajes, al agregar un poco de germen evitamos que otros aceites se tornen rancios.
  • Aceite de Jojoba: apto para todo tipo de piel, puede ser útil sobre todo en el tratamiento del acné y la piel inflamada, ayuda a controlar el exceso de oleosidad de la piel. También estimula la renovación de las células de la epidermis y el crecimiento de cabello nuevo.
  • Aceite de pepita de uva: Se utiliza para combatir la celulitis y las estrías, ayuda en la elasticidad de los tejidos, reduce la inflamación y el edema. El aceite de esta semilla también es adecuado para uso en la cara y se puede utilizar incluso en pieles con acné.
  • Aceite de Sésamo: Rico en vitamina E combate los radicales libres y ayuda en los procesos de regeneración de la piel. También calienta y energiza el cuerpo cuando se utiliza en el masaje y ayuda en el tratamiento de la flacidez.
  • Aceite de Andiroba: El aceite de este árbol, originario de América del sur, se puede utilizar para picaduras de insectos, llagas y granos. También se utiliza como un repelente muy eficaz.
  • Aceite de Rosa Mosqueta: Atenúa las líneas de expresión, arrugas y mantiene la hidratación de la piel. Tiene el poder de regenerar los tejidos y se utiliza en el tratamiento de las manchas causadas por la exposición excesiva al sol, cicatrices quirúrgicas, queloides, acné y quemaduras.
  • Aceite de Girasol: Hidrata y regenera los tejidos, este aceite es muy bueno para la piel seca. Tiene alto contenido de vitamina E, previene el envejecimiento y tiene acción antioxidante. Tiene propiedades anti-inflamatorias, nutre y reestructura las epidermis secas.
  • Aceite de Copaiba: Recomendado para la piel seca y como cicatrizante. También se recomienda este aceite para las quemaduras.
  • Aceite de Oliva: Funciona como antiarrugas, hidratante y calmante para la piel seca. Es conveniente para las partes del cuerpo más desecadas como los codos y las rodillas.
  • Aceite de Argán: Conocido por fortalecer y evitar la caída del cabello. También promueve el crecimiento del cabello y se usa para recuperar el mismo luego del daño causado por productos químicos como las tintas. También es bueno para la piel, recomendado en casos de acné y psoriasis, retarda el envejecimiento de la piel y ayuda a prevenir las estrías del embarazo.

Raul Mannise – Ecocosas

Guardar