Fluido facial limpiador

Para tener una piel lisa, limpia, suave, luminosa e hidratada es importante el cuidado diario. La limpieza facial debe formar parte de nuestra rutina diaria, incluso para aquellas personas que normalmente no usamos maquillaje, ya que la producción natural de sudor y grasa, diversos agentes del medio ambiente, la contaminación y los restos de maquillaje se van acumulando en nuestra piel resecándola, debilitándola y obstruyendo los poros.

Una limpieza facial permite eliminar la suciedad que se acumula en la capa superficial de la piel y con ello eliminamos las impurezas, las células muertas y destapamos los poros obstruidos, evitando problemas cutáneos.

INGREDIENTES para 100 g

  • 10 g de aceite vegetal de Avellanas
  • 5 g de aceite vegetal de Albaricoque
  • 5 g de emulsionante SUCREMUL (cera de azúcar)
  • 25 ml o g de hidrolato de manzanilla
  • 25 ml o g de hidrolato de rosas
  • 2 ml de extracto de castaño de Indias
  • 1 ml de extracto de avena
  • 5 gotas de aceite esencial de ylang-ylang
  • 5 gotas de aceite esencial de petitgrain
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 5 gotas de aceite esencial de mandarina

ELABORACIÓN

Poner los aceites en un bol junto a la cera emulsionante.

En otro bol, añadir los hidrolatos.

Calentar ambos recipientes al baño María hasta 60ºC (la cera debe fundirse bien), mezclar bien cada uno por separado. Cuando se alcance la temperatura y la cera esté fundida, unir los ingredientes de ambos recipientes batiendo bien durante 2 minutos (mejor con batidora a baja velocidad).

Dejar atemperar hasta 40 ºC y añadir el resto de ingredientes y remover otros minutos más.

USO

Se utiliza como leche limpiadora, no es necesario enjuagar.

El producto es completamente líquido. Podemos aumentar su viscosidad añadiéndole goma xantana previamente al hidrolato.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar