Publicado el Deja un comentario

¿Qué necesita nuestra piel?

tiny foot

Desde que nuestros antepasados descubrieran las plantas que desprendían aroma y que estas podían limpiarles o perfumarles ha llovido mucho. Hemos ido evolucionando de cosméticos rústicos, básicos, hasta hoy día en que, casi casi, a cada parte del cuerpo le corresponde una forma cosmética específica.

El mundo de la cosmética se fue haciendo cada vez más sofisticado y las fórmulas que incluía también, hasta el punto que en la actualidad está utilizando sustancias demasiado complejas y manipuladas. Y llegado a ese punto, el ser humano integral y ecoconsciente se plantea hasta qué punto todo esto es necesario para mantener la belleza y la salud de la piel; si es verdaderamente efectivo o si es que cumple ya un papel más bien de pura promoción y consumo.

Como hemos comentado en otras ocasiones, son muchos los inconvenientes de utilizar cosmética convencional y muchas también las ventajas de la cosmética natural y orgánica… pero aún quedan cosas por contar, nuevos ingredientes que diseccionar, procesos que rechazar. Más evidencias que nos acercan al consumo responsable y ecológico.

Y es que no hay que ser muy vivo para darse cuenta que la Industria Cosmética mueve muchísimo interés económico y suscita una gran expectativa en el público. Reconocido este punto, no es de extrañar que muchos cosméticos sean “puro placebo” y que el cosmético convencional lleve más ingredientes para que su aspecto sea apetecible e inmaculado que para que sea eficiente. Y esto tiene una explicación lógica: la piel no necesita tantos remilgos para lucir sana y bella.

Me explico: existen estudios científicos de la eficacia de cosméticos sencillos con 4 o 5 ingredientes, pero incluso de aceites vegetales aislados con algún aceite esencial. ¿Por qué, entonces, reconocidas marcas sofisticadas y de lujo se empeñan en hacer fórmulas tan complejas? Tienen tantos ingredientes que ya ni caben en la etiqueta y los tienen que indicar a parte. Sinceramente, como naturópata y bióloga, tras 10 años trabajando con ingredientes naturales e impartiendo clases de cosmética natural, creo que mantener una piel bella no necesita tanto.

Una adecuada higiene, hidratación con productos de calidad y algún complemento cosmético puntual, será suficiente, porque todo esto debe realizarse a la par con una buena nutrición interna, es decir, una alimentación saludable así como unos hábitos de vida equilibrados.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.