Publicado el Deja un comentario

Jabón líquido para pieles sensibles

Jabón líquido para pieles sensibles

Este jabón lo elaboraremos con tensioactivos no iónicos de origen vegetal

Tensioactivos no iónicos de origen vegetal

Los tensioactivos son sustancias que reducen la tensión superficial de las moléculas de agua, permitiendo que las grasas (suciedad) emulsionen con el agua y desaparezcan con el aclarado.

Pueden ser de origen sintético/no-natural (usados frecuentemente en detergentes para la ropa, productos para la limpieza, lavaplatos, etc) o de origen vegetal/natural (más suaves y biodegradables).

Existen cuatro tipos de compuestos tensioactivos: aniónicos (por ej. los jabones naturales elaboradoras con álcalis), catiónicos (pueden ser irritantes), anfóteros, no iónicos (son suaves y biodegradables).

Por sus propiedades, pueden tener diferentes funciones: detergente (o agente de limpieza), espumante, emulsionante (permite mezclar dos líquidos inmiscibles), acondicionamiento…

En cosmética natural, los tensioactivos no iónicos de origen vegetal se usan para elaborar productos limpiadores y espumantes, especialmente para pieles sensibles (champús, jabones líquidos, geles de baño, jabones para niños, etc)

Deben usarse diluidos (son muy concentrados) y debe ajustarse el pH del producto final (ya que suelen tener un pH básico que pueden alcalinizar las preparaciones donde se integran).

Cómo elaborar un Jabón líquido para pieles sensibles

Ingredientes para 100 g

Fase A

  • 60 g agua destilada

Fase B

Fase C

  • 0,5 g goma xantana transparente (gelificante)
  • 1 g extracto de manzanilla (activo)
  • 1 g extracto de avena (activo)
  • 1 g aceites esenciales (activo)
  • 2 gotas Vitamina E pura (antioxidante y activo)
  • 1 g Xaromix (conservante)
  • Ácido cítrico (control pH; csp 6 – 6,5)

Elaboración

  1. Mezclar la Fase A y la Fase B.
  2. Si ha quedado demasiado líquido y lo queremos espesar, añadimos la goma xantana (previamente diluida en un poco de la mezcla o de glicerina, para evitar grumos).
  3. Medimos el pH. Si es necesario, lo ajustamos a un pH de 6-6,5 con ácido cítrico diluido
  4. Añadimos los aditivos (extractos, aceites esenciales, vit. E)
  5. Añadimos el conservante
  6. Envasamos y etiquetamos

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *