aceite de jazmin
Además de trabajar sobre el estado emocional, el aceite de jazmín es un buen hidratante y calmante de la piel. Estas propiedades se aumentan si se macera en un aceite de macadamia o de jojoba.Para hacer un oleado de jazmín debes tomar las flores a primera hora de la mañana (cuando no haga calor), tomarlas con cuidado y sin romperlas. Se dejan en un papel absorbente y se van revisando para eliminar restos de insectos u hojas, a la vez que las vas introduciendo en un recipiente de cristal.

Una vez tengas bien lleno este recipiente, lo llenas de aceite de jojoba virgen (en su defecto de almendras refinado o de semilla de uva refinado) hasta cubrir. Removemos bien.

Dejamos macerar en un alféizar soleado y cálido, tapado con una tela de algodón. Dejamos macerar durante 2 días, agitando cada 12 horas. Tras este tiempo, se cuelan las flores, se exprime todo su aceite y se reemplazan por otras nuevas.

Este proceso se repite hasta que la fuerza del aroma del aceite sea suficiente.

Si se realiza en invierno, mejor poner el bote en agua fría y calentar al baño María hasta un máximo de 35ºC durante 10 minutos, una vez al día. Tras todo este trabajo… cuando el aceite tiene el aroma deseado, se cuela, se filtra y se guarda en una botella de vidrio oscuro. Su vida media-útil es de unos 12 meses si se conserva en un lugar seco, oscuro y fresco.

Puedes añadir vitamina E al aceite, si lo deseas, como antioxidante.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Guardar