Cosmética en la cocina: ingredientes

Cada vez más nos inclinamos por los productos naturales en los cosméticos, sin colorantes, conservantes o perfumes artificiales.

La mayoría de veces que compramos un cosmético, sobre todo las que nos inclinamos en los naturales, al leer la etiqueta, vemos componentes que aunque escritos la mayoría de ellos en latín y nos parecen nombres desconocidos, son la mayoría muy habituales, muchos hasta los tenemos en nuestra cocina.

Me parece muy interesante saber que algunos de los alimentos forman parte también de nuestros cosméticos preferidos, o incluso pueden ser la base para prepararnos una mascarilla en casa, un exfoliante o un limpiador, o porqué no, añadir alguna de las hierbas directamente o una infusión o aceite en una de las cremas que solemos usar.

Casi todos los alimentos nos pueden servir, pero sobre todo verduras, frutas, semillas, lácteos, hierbas o especias.

Por los componentes que contienen solos o combinados con otros productos, nos sirven para todos los cosméticos posibles, desde limpiadores, exfoliantes, hidratantes, antiarrugas, descongestionantes y nutritivas.

Este post lo escribo no con la intención que dejemos de lado los cosméticos que podemos comprar y nos pongamos solo estos remedios, sino que me parece interesante y como un remedio de urgencia o simplemente el DIY tan de moda ahora y divertido.

Propiedades y usos cosméticos de algunos alimentos

Estoy segura que hay muchas personas que me dirán que me faltan alimentos, pero no puedo ponerlos todos, así que agradezco todas las aportaciones e ideas que nos puedan ser útiles.

Huevo

Tanto las yemas como el huevo entero y las claras son muy útiles para preparar: la yema tiene un gran aporte de nutrientes y se puede añadir un poco de aceite suave, prefiero aconsejar uno de coco o de almendras dulces. Esto se transforma en un remedio de urgencia para pieles secas. Separando la clara y batiéndola puede ser una buena mascarilla efecto flash, deja la piel lisa una vez seca gracias a las proteínas que contiene. Si la piel es grasa se puede añadir unas gotas de limón.

Aguacate

Uno de los alimentos que más se usan en los remedios caseros gracias a su aporte en ácidos grasos como el palmítico, esteárico, oleico, linoleico o linolénico entre otros. Es ideal en pieles secas y para dar elasticidad a la piel. También es muy rico en vitaminas A, D y E, con alta cantidad de lecitina, potasio y betacarotenos.

Si al caroteno le añadimos algo de miel, o simplemente algo de agua caliente, es perfecta para problemas de irritación de la piel o extrema sequedad. Por supuesto el aguacate tiene que ser maduro para poder trabajarlo correctamente y que tenga la textura como de mantequilla. En la mayoría de tratamientos caseros el aguacate sirve como base de mascarillas y exfoliantes.

Papaya

Aunque no es tan habitual tener papaya en casa, sobre todo en España, esta fruta tiene unas enzimas que la hacen ideal no solo para ayudar a hacer la digestión, sino para que tenga un efecto exfoliante natural. La papaya contiene una enzima llamada papaína, al igual que la piña, que ayudará a la estimulación de la renovación de las células.

Es ideal como exfoliante en pieles sensibles, además es muy rica en antioxidantes como la vitamina A, C y E. Cuando la papaya es más madura además contiene fermentos que la harán más activa.

Para hacer una mascarilla aconsejo mezclarla con un poco de zumo de limón. En pieles más sensibles muy poca cantidad de limón, lo justo para mejorar la textura de la mascarilla que podamos preparar: se puede dejar puesta de 10 a 15 minutos.

Bolsas de té usadas

Aunque no lo podemos considerar un alimento, las bolsas de te usadas sí son muy habituales en la cocina y aplicadas directamente en los ojos cuando están ya frías, son altamente descongestionantes. Pero hay que tener cuidado de poner debajo un pañuelo de papel ya que pueden machar la piel el te negro, si tenemos manzanilla o te blanco no va a manchar la piel, lo prefiero para descongestionar los ojos.

Pepino

El pepino, el clásico producto natural para la descongestión y relajación de los ojos, y del resto de la cara. No solo mascarilla sino también como para activar la circulación de la cara. Sobre todo si el pepino es fresco. Se puede también triturar el pepino y ponerlo como mascarilla al mezclarlo con yogur.

Además así va a aportar probióticos, y el pepino es rico en vitamina C, por lo que va a dar brillo a la piel.

Vinagre de manzana

El vinagre es una de los productos más populares para el cabello para dar brillo y suavidad como aclarado final, sobre todo en el cabello con tendencia grasa.

Como tónico no se debería poner directamente ya que algunas veces puede ser demasiado ácido. En pieles sensibles es preferible diluirlo en agua templada, como en pieles con tendencia grasa para ayudar a cerrar el poro.

También es ideal usar el vinagre de manzana muy diluido en un spray encima de la piel como tratamiento final: va a dar brillo a la piel aplicándolo y dejándolo secar naturalmente.

El vinagre de manzana ayuda en las quemaduras por el sol para calmar la piel.

Zumo de limón

El zumo de limón por las mañanas en ayunas con un poco de agua caliente ayuda a adelgazar, a sentirse más ligero por la mañana.

Pero también es uno de los elementos más frecuentes para preparar productos naturales cosméticos con su contenido en ácido cítrico.

El zumo de limón para aclarar el pelo muy graso, ayuda a que brille y que dure más limpio.

Como serum para aclarar las manchas de la piel, de hecho el zumo de limón es ácido y de por si el ácido cítrico ayuda a exfoliar y a aclarar la piel.

En pieles mixtas, combinar el zumo de limón con unas gotas de aceite de oliva o coco puede convertirse en un serum para la noche y dejar la piel muy hidratada.

Aceite de oliva

En casi todas las cocinas españolas hay aceite de oliva con alto contenido en ácidos grasos, que nos aporta mucha cantidad de antioxidantes, sobre todo rico en Omega 9, y lo podemos usar para hidratar, para el baño, como base de serum.

Las pieles muy grasas lo deben usar en poca cantidad ya que no debemos olvidarnos que es en sí una grasa. En pieles muy sensibles es mejor usar el aceite que sea de baja acidez ya que podría irritar la piel, el que es de más alto grado de acidez o pureza es preferible usar el refinado si vamos a usarlo como base de algún producto.

Se puede infusionar con hierbas naturales como la menta o la lavanda o incluso con pétalos de rosa para que tenga un olor más agradable como cosmético.

Sirve para masaje, para hidratar o para el baño.

El aceite de coco se puede usar igualmente como el aceite de oliva, es menos ácido y también tiene un alto contenido en ácidos grasos esenciales.

Aunque al igual que al aceite de oliva, prefiero añadirle unas gotas de aceite esencial de alguna flor, como las rosas o dejando macerar en el aceite los pétalos de una flor aromática.

Harina de maíz

La harina de maíz, la conocida “maizena”, es ideal para las pieles irritadas y el culito de los niños, como se usaba el polvo de talco antiguamente. Si igualmente le añadimos unas gotas de aceite esencial de lavanda o romero será antiséptico, de hecho también se puede preparar triturando unas hojas de romero o de lavanda y luego filtrarlo con el colador chino.

También puede servir como desodorante para los pies o las zapatillas de deporte ya que tiene mucha capacidad de absorber.

Avena

La avena es uno de los cereales con más propiedades calmantes y para la irritación se puede poner directamente en el baño para las pieles atópicas o cuando hay eccemas.

Se puede usar también para hacer emplastes cuando la piel está especialmente irritada por una quemadura solar o alergia. Para ello solo hervir la avena y dejarla reposar, templada se puede poner en un paño y tapar la zona con una toalla, sobre todo en las pieles que pican.

El agua de hervir la avena, si la ponemos en una botella en spray nos puede servir como tónico, aunque hay que conservarla en la nevera.

Si mezclamos la harina de avena una vez hervida con un poco de yogur y una clara de huevo, se hace una mascarilla calmante.

Azúcar

El azúcar es otro de los alimentos que casi todos tenemos en casa, y es el exfoliante ideal, un exfoliante mecánico tipo scrub, se funde con el agua así no irritamos la piel al pasarlo, y se puede mezclar con una base de crema directamente o con yogur en pieles mixtas. También con miel en pieles más secas y es el ideal para usarlo en la ducha al mezclarlo con el gel de baño directamente.

La sal se puede usar igual que el azúcar, sin embargo hay que mezclarla siempre con algo de aceite ya que sino puede irritar y secar demasiado la piel.

Mayonesa

La mayonesa tiene la consistencia ideal como la mayoría de cremas o mascarillas, tanto de pelo como cara, la única pega es el olor, algunas se nota demasiado que es mayonesa si la ponemos en el pelo, por ejemplo, pero si la usamos como mascarilla capilar, la podemos dejar un buen rato -a ser posible con una toalla templada encima para que absorba el cabello- y después aclarar con mucho agua.

Chocolate

Del chocolate he escrito varias veces, son muy conocidas las propiedades antioxidantes del cacao. Las mascarillas con chocolate son muy hidratantes también, además las capacidad que tiene frente al bienestar y ayuda a que nos relajemos haciendo a su vez la mascarilla más eficaz, disminuyendo también las arrugas de expresión.

Simplemente añadiendo un poco de aceite al cacao en polvo, sin azúcar hasta conseguir una consistencia blanda se puede preparar la mascarilla de chocolate.

Plátano

El plátano, de una forma parecida al aguacate, se puede usar como base de mascarillas, todos conocemos el plátano y su contenido en vitaminas y minerales, como el potasio, vitamina A que tiene propiedades regenerantes. Contiene zinc lo que le ayuda a regular la grasa. Aunque para preparar una mascarilla para el acné o grasa, hay que mezclarlo con cúrcuma y bicarbonato. También se puede mezclar con yogur y así conseguimos las propiedades beneficiosas de los probióticos.

Yogur

El yogur, como he ido escribiendo, es otro de los alimentos que más útil nos puede ser en el momento de hacer cosméticos en casa. Tanto por las propiedades de la leche -calmantes, exfoliantes y antiarrugas- como las de los probióticos, que ayudan a dar fuerza y la revitaliza. El yogur de por sí suele tener un ph algo ácido, por lo que eso ayudará a dar luminosidad en la piel. El yogur da sensación de frescor en la piel, añadiéndole cualquiera de los alimentos que antes he ido mencionando: la avena o el aloe vera como calmante y los cítricos como exfoliantes.

La leche al igual que el yogur es muy útil, es fácil de usar sobre todo la leche en polvo, al mezclarla con un poco de agua, tanto como mascarilla como limpiador o exfoliante.

Perejil

Esta planta con alto contenido en clorofila y muy aromática es especialmente útil cuando hay un problema de halitosis, masticando un poco de perejil. Es muy antiséptico si la mezclamos con unas gotas de aceite puede ayudar a reducir los granitos, aplicándolo con un algodón.

Si lo mezclamos con un poco de bicarbonato se puede usar como pasta de dientes blanqueadora, ayuda a quitar las manchas.

Meritxell MartíFarmacia Meritxell
El blog de Meritxell