Cómo hacer jabón de limón

El limón es el fruto del limonero (Citrus limon) un árbol originario de Asia, de la familia de las Rutáceas, al igual que el naranjo.

Es rico en vitamina C. El aceite esencial de limón es ideal para pieles grasas, a la vez que ayuda a regular las pieles mixtas. Hay que tener en cuenta que es fototóxico, por lo que no debemos tomar el sol si nos hemos aplicado este aceite en la piel.

Para hacer este jabón usaremos la piel rallada (sin la parte blanca). Para ello, lavaremos bien el limón, lo secaremos y rallaremos la parte amarilla de la piel con un rallador de cocina fino. Lo dejaremos secar unos días a la sombra (en verano) o envuelto con un papel de cocina encima de un radiador (en invierno). También usaremos el zumo del limón (substituiremos parte del agua por zumo de limón).

Ingredientes para unos 800 gr de jabón

Aceites:

  • Aceite virgen de oliva: 400 gr
  • Aceite de coco: 100 gr
  • Cera de abejas: 20 gr

Para la lejía:

  • 100 gr de agua destilada
  • 75 gr de zumo de limón
  • 69 gr sosa cáustica

PROCEDIMIENTO (proceso en frío)

Sigue las instrucciones de este artículo y sobre todo, no olvides las medidas de seguridad explicadas en él.

En la traza: si queremos darle un toque de color o queremos usarlo como un exfoliante suave, añadiremos la raspadura bien fina (mejor seca) de un limón y mezclaremos con una cuchara de acero inoxidable. Podemos también espolvorear la parte superior del jabón con un poco de cáscara de limón rallada.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online: