Se acerca el verano, tiempo de largas veladas en las calurosas noches de verano. Podemos crear un ambiente cálido y acogedor con estos farolillos. Son muy baratos y fáciles de hacer.

Básicamente se trata de llenar una lata con agua, congelarla y con unos clavos y un martillo, vamos agujereándola…

En este vídeo nos enseñan a hacerlo. ¿Te animas?