Publicado el 1 comentario

Lavado del jabón con sal (rélargage)

El lavado del jabón con sal ayuda a purificar el jabón que está mal elaborado o que se ha estropeado. En otros tutoriales vimos cómo elaborar jabón con aceite usado y cómo limpiar el aceite usado para hacer jabón. Pero a veces el resultado no es el esperado…

No tires el jabón, te explicamos qué hacer con él!

Lavado del jabón con sal (rélargage)

¿Cuándo lavar el jabón?

  • lotes de jabón que no nos han salido bien…
  • tenemos muchos restos de jabón de distintos tipos y colores…
  • se nos ha estropeado y huele a rancio…
  • el jabón huele “rarito” porqué lo hicimos con aceite reciclado y no nos gusta el olor…
  • porqué está mal formulado y tiene el pH demasiado alto…

Ten en cuenta además, que si un jabón no está bien hecho, con el tiempo puede dar mal olor a la ropa (la que guardas de una temporada a otra por ejemplo).

¿En qué consiste el lavado del jabón con sal?

La técnica del lavado del jabón con sal (relargage o precipitación salina) es una técnica usada tradicionalmente para elaborar el famoso Jabón de Marsella. Básicamente consiste en derretir el jabón en agua saturada con sal, que hace que el jabón se separe de los otros componentes.

La sal disocia (“rompe”) la molécula de jabón, separándola de otras sustancias que si son solubles en agua (como un exceso sosa, fragancias, malos olores, colorantes,…) y los ácidos grasos sin saponificar.

Es decir, el jabón pierde solubilidad y se separa del agua.

Como las moléculas de jabón no son solubles en agua salada, se separan y flotan, por lo que la pasta de jabón flotará en la parte superior y en la parte inferior quedará el agua sucia. Filtramos la pasta de jabón (separamos el sólido del líquido) y tiramos el agua sucia.

Respecto a la glicerina, es muy apreciada en jabones de uso cosmético, pero en jabones para la lavadora, no es tan interesante, ya que puede dejar manchas blancas en la ropa oscura. En el agua que desechamos, está la glicerina del jabón (aprox. un 10% del peso del jabón). En procesos industriales, esta glicerina se recupera y purifica mediante destilación.

Resumiendo, con el lavado del jabón con sal, obtendremos un jabón para la lavadora más puro, más “limpio”, de muchísima más calidad.

Cómo lavar el jabón con sal

  1. Cortamos 500 gr de jabón en trocitos pequeños o lo rallamos. Añadimos 1 litro de agua y lo dejamos en remojo 1 o 2 días. Yo lo hago así porqué es más cómodo, pero si tienes prisa, rállalo o tritúralo y pasa al siguiente punto.
  2. Ponemos 1 litro de agua al fuego. Añadimos la sal.
    Cuanto más “sucio” el jabón, más sal. Mínimo recomendado: 100 gr de sal por litro de agua. Máximo 360 gr de sal por litro de agua, que es el coeficiente de solubilidad de la sal (aunque añadas más sal no se va a diluir).
  3. Calentamos el agua hasta que se diluya la sal.
  4. Añadimos la pasta de jabón que teníamos en remojo (o directamente el jabón rallado). Lo calentamos todo a fuego medio/bajo hasta que se haya fundido todo el jabón (entre 30 y 60 min.).
  5. Batimos para asegurarnos que no queda jabón sin diluir. Apagamos el fuego y dejamos enfriar.
  6. Al cabo de unas horas, cuando ya está frio, separamos la pasta de jabón (será como una pastilla dura) y desechamos el agua. Podemos separarlo antes, pero estará blando y será más dificil manejarlo. Es mejor tener paciencia y esperar a que se enfríe 🙂

¿Qué hacemos con esta pasta de jabón?

Tenemos varias opciones:

  • Triturarla y usarla tal cual en la lavadora
  • Hacer jabón líquido para la lavadora

En este artículo te explico cómo convertir esta pasta de “jabón purificado” en un excelente jabón de Marsella” para la lavadora.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el 2 comentarios

Cómo limpiar aceite vegetal usado para hacer jabón casero

Cómo limpiar aceite vegetal usado para hacer jabón casero

Podemos hacer jabón con cualquier grasa o aceite vegetal. Para jabones de uso corporal es mejor usar aceites que no hayan sido usados para cocinar, ya que no han perdido ninguna propiedad.

Sin embargo, podemos usar aceite vegetal que ya hemos usado para cocinar para elaborar jabones excelentes para la limpieza del hogar o para la lavadora. En este artículo te enseñamos cómo hacer jabón en casa con aceite usado.

La ventaja es que es ecológico (si no tiramos el aceite usado no contaminamos) y es económico (usamos un material que ya no nos sirve para hacer jabón, que nos será muy útil).

Sin embargo, el aceite que hemos usado para cocinar tiene impurezas y restos de comida, por lo que suele ser turbio y puede tener olor a los alimentos que hemos cocinado con el.

Por ello es recomendable limpiarlo para obtener un aceite que no nos dejará olores en el jabón, por lo que será de mucha mejor calidad.

El proceso para limpiar el aceite vegetal usado es el siguiente:

  1. Colamos el aceite usado con un colador fino
  2. Lo ponemos en un tarro de vidrio y añadimos agua muy caliente. Tapamos el tarro y agitamos. Lo dejamos reposar hasta que veamos que el aceite queda flotando encima del agua.
  3. Sacamos la tapa del tarro y lo ponemos dentro de una olla o cazo.
  4. Añadimos poco a poco agua. Veremos que el aceite rebosa por fuera del tarro y se deposita en la olla. Cuando el nivel del agua haya subido lo suficiente como para que ya no quede aceite en el tarro, dejamos de añadir agua.

En este punto podemos hacer dos cosas:

  1. Lo envasamos en un tarro limpio y añadimos hierbas aromáticas (especialmente romero, que tiene propiedades antioxidantes y nos ayudará a evitar el enranciamiento, a la vez que ayudará a eliminar olores). Lo dejamos reposar unos días o semanas hasta que vayamos a usarlo para hacer jabón.
  2. Si el aceite usado sigue oliendo a comida, podemos calentarlo con cuidado (para evaporar restos de agua que pueda tener del lavado). Si salpica, bajaremos el fuego y una vez caliente, cerraremos el fuego y dejaremos que el agua evapore. Una vez frío, lo filtraremos con carbón activado. En este artículo te mostramos qué es el carbón activado y cómo obtenerlo en casa.

En el siguiente video podemos ver todo el proceso

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

Cómo hacer una lámpara casera con aceite de oliva

En este video nos explican cómo hacer una lámpara casera con aceite de oliva. Lo único que necesitamos es un recipiente (por ej. un tarro de cristal), alambre y una cuerda o trozo de algodón (puede ser un recorte de un trapo viejo de algodón, un cordón de algodón, una gasa de algodón enrollada, etc).

Podemos usar aceite reciclado,es decir aceite de oliva que ya hemos usado para cocinar. Lo único que tenemos que hacer en ese caso, es colarlo y filtrarlo bien, para que que quede bien limpio y no tenga impurezas o restos de comida.

Podemos añadir al aceite unas gotas de nuestro aceite esencial favorito, para que sea aromática. Por ejemplo, en verano podemos añadirle aceite esencial de citronela, que nos ayudará a ahuyentar a los mosquitos.

Fácil, práctica, ideal para noches de verano románticas!

¿Te animas?

Publicado el Deja un comentario

Como hacer una esponja para jabón natural

Como hacer una esponja para jabón natural

En este video nos enseñan a hacer una esponja para usar una pastilla de jabón en la ducha o el baño. Puedes usar una pastilla nueva o varios restos de pastillas a la vez…

Es muy suave y agradable de usar. Además si lo rellenas con un jabón natural puede ser un regalito perfecto para estas Navidades!

Guardar

Publicado el 1 comentario

Cómo hacer farolillos con latas

Se acerca el verano, tiempo de largas veladas en las calurosas noches de verano. Podemos crear un ambiente cálido y acogedor con estos farolillos. Son muy baratos y fáciles de hacer.

Básicamente se trata de llenar una lata con agua, congelarla y con unos clavos y un martillo, vamos agujereándola…

En este vídeo nos enseñan a hacerlo. ¿Te animas?

Publicado el Deja un comentario

Ventajas de hacer jabón en casa

Hacer jabón en casa es divertido, es gratificante, es útil, es económico y es ecológico.

Ventajas de hacer jabón en casa

En España dos tercios del aceite usado de freír acaba en las alcantarillas. Un solo litro de aceite usado que se vierte por los desagües contamina 1.000 litros de agua de ríos, mares y océanos. Una vez allí forma una película que impide o dificulta la oxigenación y destruye peces y plantas acuáticas.

Muchas son las recetas del jabón artesano elaborado a partir de grasas y aceites. Posiblemente tantas como personas lo hayan visto hacer a sus abuelas o sus madres. Sus sencillos ingredientes no son ningún secreto: agua, aceite o grasas y sosa (caústica o de potasa). Por lo demás, hacer jabón es como cocinar: se pesan los ingredientes, se mezclan, se calientan y se vierten en recipientes o moldes.

Esta es nuestra propuesta y el objetivo de este curso: enseñarte a elaborar tus propios jabones buenos para ti, para tu familia, para tu hogar y para el medio ambiente.

Razones para hacer nuestros propios jabones

ECONÓMICAS

Es barato. Los jabones y productos de limpieza que hacemos en casa son mucho más baratos que los que compramos en el supermercado.

Si hacemos más de los que usamos, podemos regalarlos (son regalos muy apreciados y nos ahorramos el dinero de tener que comprar otras cosas) o venderlos…

CALIDAD

Como utilizamos ingredientes naturales, nuestros jabones son mucho mejores que los que compramos.Además nuestros jabones son “únicos”. Verás que poco a poco irás formulando tus propias recetas, con tus ingredientes, formas, aromas y colores favoritos. Cada lote de jabón es diferente, las posibilidades son casi infinitas.

SALUD

AL ser naturales y no contener productos tóxicos, son mucho más saludables porqué protegen y cuidan nuestra piel, especialmente para personas con piel atópica o piel delicada.

Además, el jabón artesano conserva la glicerina natural. En la fabricación de jabones industriales la glicerina es aislada y se vende por separado como otro producto. Conseguimos un jabón mucho más suave, que cuida nuestra piel con productos naturales y que deja nuestra ropa mucho más esponjosa.

Al no contener productos químicos derivados del petróleo, evitan que se produzcan irritaciones y escoceduras en el contacto con la piel. Evitamos reacciones alérgicas.

ECOLÓGICAS

Son ecológicos (no contienen fosfatos ni otros agentes contaminantes) y biodegradables . Si utilizamos el aceite que hemos usado para cocinar para hacer jabón para la ropa o para la casa, no contaminamos (al no tirar el aceite por el desagüe de la cocina). Nos ahorramos el viaje al Punto de Reciclaje de nuestro municipio y retiramos ese aceite del circuito de residuos. Si hacemos jabón para lavar la ropa, obtenemos un jabón que es un quitamanchas muy efectivo. Manchas difíciles, puños de camisas, etc. no requieren lejía si le aplicamos este jabón antes de la colada.Usamos menos jabón: la dosis de jabón que es necesaria para lavar la ropa es mucho menor que la de cualquier producto comercial. Con más o menos la mitad es suficiente para un resultado óptimo.

Podemos utilizarlo para la agricultura biológica en nuestro huerto o jardín. Es un buen remedio contra algunas plagas (pulgón, cochinilla…) y nos evita en muchos casos, tener que utilizar productos fitosanitarios que acaban contaminando nuestras aguas.

Es nuestra responsabilidad cuidar de nuestro medio ambiente. Es la herencia que recibimos de nuestros padres y la que dejaremos a nuestros hijos.

EMOCIONALES

Estimula nuestra creatividad (al experimentar con nuevas formas, colores, olores…), aumenta nuestra satisfacción personal y autoestima (cuando logramos hacer una jabón fantástico y a nuestros familiares y amigos les encanta 🙂 y activa nuestras neuronas (potencia la curiosidad y el ansia de conocimiento, investigando sobre ingredientes,  propiedades y técnicas).

Pasamos un buen rato haciendo algo útil, incluso con nuestros hijos, si por ejemplo reelaboramos con ellos jabones de glicerina

Además somos algo más autosuficientes, enseñamos a nuestros hijos el valor de las cosas y honramos la memoria de nuestras abuelas recuperando la sabiduría natural de tiempos pasados.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Guardar

Publicado el Deja un comentario

20 formas de reutilizar el café

20 formas de reutilizar el café
Desde ecocosas (un blog que, por cierto,  merece la pena seguir) nos cuentan 20 formas para reutilizar los posos del café. Aquí te las resumimos:

  1.  Para quitar olores de la nevera
  2. Para ayudar a combatir la celulitis
  3. Para quitar el olor de ajo de las manos
  4. Para hacer compost para nuestras plantas
  5. Para dar brillo a nuestro cabello
  6. Para teñir
  7. Para ayudar a limpiar la ceniza de las chimeneas
  8. Para exfoliar nuestra piel
  9. Para repeler las hormigas
  10. Para alejar a los gatos de nuestras plantas favoritas
  11. Para limpiar (como abrasivo)
  12. Para ambientar
  13. Para usarlo como substrato
  14. Para repeler las pulgas
  15. Para decorar
  16. Para alimentar a nuestras lombrices
  17. Para cocinar
  18. Para cuidar nuestros muebles
  19. Para absorver los olores de los desagües
  20. Para usarlo como bronceador casero

Visita este enlace para leer el artículo completo.