Publicado el Deja un comentario

Métodos de elaboración de jabones naturales

Hay muchas maneras de hacer jabón, pero básicamente hay 2 procesos para elaborar jabones naturales artesanales: proceso en frío y proceso en caliente.

Métodos de elaboración de jabones naturales

Siempre recomiendo que si nunca has hecho jabón, empieces a elaborar jabones mediante el proceso en frío, porqué es mucho más fácil. Una vez dominas la elaboración de este tipo de jabones, entonces te resultará mucho menos complicado aprender a elaborar jabones líquidos con potasa mediante el proceso de elaboración en caliente.

Proceso en Frio

Técnica para fabricar jabón que se basa casi exclusivamente en el calor generado por la reacción química de los ácidos grasos y el álcali para producir jabón. No se aplica calor después de haber mezclado los ingredientes.

Ventajas: Como la saponificación se realiza sin fuente de calor externo los aceites, al no estar sobrecalentados, no se desnaturalizan y mantienen sus propiedades. No se evaporan sustancias y se genera la glicerina natural, que es uno de los mejores agentes hidratantes.

Inconvenientes: Una vez hecho el jabón hay que esperar 4 semanas para que el proceso de saponificación termine y disminuya el pH. Los aditivos añadidos en la traza (aceites esenciales, hierbas, colorantes, aromas…) pierden parte de sus propiedades debido al alto pH que tiene en ese momento el jabón.

Proceso en Caliente  

çProcedimiento de fabricación de jabón en el que se cuecen grasas, aceites y una solución cáustica a 50º-80º durante varias horas. Es el que se utilizaba antiguamente para hacer jabón. El jabón permanece en un estado fluido y de mucha viscosidad (gelificacion). De esta forma se consigue que la saponificación se complete (por lo que el jabón obtenido no es necesario curarlo). Actualmente este método se utiliza sobre todo para hacer jabones líquidos (con potasa cáustica) y bases de jabón de glicerina.

Ventaja: el jabón se puede utilizar una vez frío. No hace falta esperar 4 semanas.
Además, los aditivos no pierden sus propiedades y preservamos sus componentes.

Inconvenientes: el proceso es mucho más lento y laborioso.

Variantes y técnicas

Hay otras variantes y técnicas derivadas de las que hemos comentado. Por ejemplo los Jabones de glicerina, que son jabones en los que en su proceso de saponificación se les ha añadido sustancias para obtener jabones translúcidos. La sustancia más empleada para ello es la glicerina, y de ahí su nombre, aunque es más correcto hablar de jabones de base de glicerina. Se elaboran en caliente  y el proceso de elaboración es bastante complicado.

NOTA: no confundir con los jabones de fundir y verter (Melt&Pour), en los que partiendo de una base de jabón de glicerina, la fundimos, añadimos aditivos (colorantes, aromas…) y ya están listos para usar. Estos jabones son ideales para hacerlos con niños ya que no se trabaja con sosa.
Para aprovechar restos de jabones o para enriquecer con aditivos bases de jabón natural, se utiliza el método del Refundido, que básicamente consiste en rallar pastillas de jabón y fundirlas al baño maria junto con un poco de agua, infusión o hidrolato. Esta técnica es especialmente útil cuando queremos hacer jabones de uso terapéutico y queremos que los aceites esenciales e hidrolatos conserven intactas todas sus propiedades.

Si nunca has hecho jabón, te recomiendo este mini tutorial: cómo hacer jabón con aceite usado.

Si quieres perfeccionar y saber más sobre el proceso de elaboración en frío con sosa, te recomiendo este curso: Jabones Naturales.

Si quieres aprender a elaborar jabones líquidos  transparentes y jabones cremosos, te recomiendo este curso: Jabones Líquidos y Cremosos

Mercè Castells

Publicado el Deja un comentario

Diferencias entre jabones y detergentes

Tanto los jabones como los detergentes parten de la misma base, la diferencia está en que los jabones se fabrican a partir de sustancias naturales, como grasas animales y vegetales, mientras que los detergentes se elaboran a partir de materias primas sintéticas. No es lo mismo “jabón” que “detergente” (tanto si es sólido, en polvo o líquido).

Diferencias entre jabones y detergentes
detergentes

El jabón es el resultado de la reacción química entre un álcali (hidróxido de sodio o de potasio) y un ácido graso (por ej. aceite de oliva, aceite de coco, etc…); esta reacción se denomina saponificación. Es soluble en agua y, por sus propiedades detersivas, sirve para lavar. En función del uso al que vaya destinado, se le pueden añadir otros aditivos de origen natural como colorantes, aceites esenciales, hierbas, etc.

El detergente es una mezcla de diversas sustancias sintéticas, muchas de ellas derivadas del petróleo, que tienen la propiedad química de disolver la suciedad. El primer detergente fué fabricado en 1907 por una compañía alemana.

Tensoactivos (o tensioactivos)

Los jabones, al igual que los detergentes son tensoactivos (surfactantes) es decir, reducen la tensión superficial de las moléculas de agua, permitiendo que las grasas (suciedad) emulsionen con el agua y desaparezcan con el aclarado.

Los tensoactivos pueden ser Aniónicos (son los más utilizados a nivel doméstico), Catiónicos (tienen propiedades desinfectantes, aunque no lavan tan bien), No-Iónicos  (empleados con frecuencia para vajillas, no forman mucha espuma), Anfotéricos (utilizados en champús y cremas para usar sobre la piel).

El jabón natural es un tensoactivo aniónico.

Detergentes

Los detergentes contienen en su fórmula uno o más tensoactivos derivados del petróleo. Además, contienen sustancias que ayudan al agente tensoactivo en su labor como los polifosfatos, los silicatos solubles y los carbonatos (que ablandan el agua facilitando el lavado en aguas duras) y los perboratos (que ayudan a eliminar manchas difícilies). Suelen contener también agentes auxiliares como el sulfato de sodio (evita que la suciedad se apelmace), blanqueadores ópticos (absorben luz ultravioleta y emiten luz visible azul), enzimas (eliminan manchas de restos orgánicos como leche, sangre, etc.), carboximetilcelulosa (es absorbida por los tejidos e impide que el polvo se adhiera a los mismos), estabilizadores de espuma, colorantes y perfumes.Menudo cóctel! ¿verdad?

Muchas de estas sustancias son contaminantes para el medio ambiente.

Jabones naturales

Nuestra piel se ve afectada diariamente por factores externos como el sol, el viento, el frío, las bacterias, la suciedad… que pueden afectar a nuestra salud. Como hemos visto en el capítulo anterior, nuestros antepasados aprendieron que el cuidado de la piel es una forma de cuidar de nuestra salud. Las personas que sufren enfermedades de la piel como la psoriasis y el eczema, así como las personas que tienen la piel sensible o atópica a menudo encuentran alivio al usar jabón natural ya que es muy suave. Sus ingredientes son mayoritariamente de origen vegetal (aceite de oliva, aceite de coco, etc) y no contienen los productos químicos potencialmente dañinos que a menudo encontramos en los jabones comerciales.

Una de las mayores diferencias entre el jabón comercial y el jabón hecho a mano es la glicerina. La glicerina es un líquido transparente que absorbe el agua del aire y es un factor clave para mantener la piel suave e hidratada.

El jabón natural sólo contiene fragancias naturales y hace que sea muy eficaz en aromaterapia. Por otra parte, los aceites esenciales aportan al jabón sus propiedades terapéuticas. 

No contienen colorantes artificiales. Los colorantes empleados son también de origen natural (plantas, arcillas, etc…)

Son respetuosos con el medioambiente. No contaminan y son biodegradables.

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Cómo hacer un jabón relajante

En este video Bea Lavado nos explica cómo hacer un gel de ducha relajante:

Video propiedad de Tv Bio , un canal online especializado en agricultura ecológica, cocina sana, remedios naturales y cosmética ecológica y natural.

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

 

Publicado el Deja un comentario

Cómo hacer gel de manos con jabón reciclado

Podemos hacer un gel de manos con los restos de jabones que tenemos por casa.

¿Qué haces cuando la pastilla de jabón ya se ha gastado, es pequeña y es incómoda de usar? ¿La tiras? No la tires!

Si tienes jaboncitos de hotel, también nos valen para esta receta.

Cómo hacer gel de manos con jaboncitos usados

Es muy sencillo de hacer. Así que a partir de ahora guarda los restos de pastillas de jabón y conviértelos en un gel de manos estupendo!

Ingredientes:

  • 2-3 cucharadas soperas de jabón rallado
  • 1/2 litro de agua, infusión o hidrolato
  • 1 cucharadita de café de glicerina vegetal
  • 20-40 gotas de aceite esencial
  • conservante (opcional)

Procedimiento:

  1. Rallamos los restos de pastillas de jabón. Podemos rallar todas las que tengamos y guardamos el jabón rallado en un recipiente con tapa, así ya lo tenemos listo para cuando queramos hacer un nuevo gel.
  2. Hacemos una infusión con alguna planta que nos guste (por ej. manzanilla, romero, etc).
  3. Ponemos medio litro de esa infusión en un cazo y añadimos dos cucharadas soperas del jabón que hemos rallado antes.
  4. Lo ponemos a fuego suave y vamor removiendo hasta que el jabón esté completamente disuelto. Retiramos del fuego y lo dejamos enfriar.
  5. Al día siguiente, revisamos si la consistencia nos gusta. Verás que al cabo de unas horas, el jabón se habrá solidificado de nuevo. Normalmente, para obtener la textura de gel espeso es suficiente con batir vigorosamente. Si no es así, es que hay demasiado jabón, repite el proceso calentándolo de nuevo y añade un poquito más de agua hasta obtener la textura deseada. Si es demasiado líquido, repetimos el proceso añadiendo 1 o 2 cucharadas más de jabón rallado. La cantidad de jabón y agua dependerá de lo más o menos concentrado que quieres que sea ese jabón.
  6. Cuando ya tenemos la consistencia que nos gusta y el gel ya está frío, añadimos 1 cucharadita de glicerina vegetal y removemos.
  7. A continuación añadimos el aceite esencial y el conservante.
  8. Lo envasamos en un bote con dispensador y ya lo tenemos listo para usar!

¿Te ha gustado esta receta? ¿Te animas a hacerla?
Cuéntanos tu experiencia!

Mercè Castells – Tutora de los cursos online:

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Publicado el 6 comentarios

Receta para gel de ducha purificante

gel de ducha

Ingredientes para 1 L

Fase A

  • Agua destilada 200 ml
  • Hidrolato de rosas 241 ml

Fase B

  • Tensioactivo Pompadolsa 500 ml (Redoma Creativa)
  • Tensioactivo Sucrecoco 50 ml (Redoma Creativa)

Fase C

  • Conservante 6 g de Xaromix (Redoma Creativa)
  • 2 ml A. e. Pomelo (La Redoma Creativa)
  • 1 ml A. e. Menta (La Redoma Creativa)
  • 1 ml A. e. Citronela  (La Redoma Creativa)
  • 1 ml A. e. Palmarrosa (La Redoma Creativa)

Elaboración:

Ponemos el agua y el hidrolato en un recipiente (fase A).

Mezclamos todos los ingredientes de la fase B en otro, con cuidado para no espumar. Añadimos poco a poco la fase A a la fase B mezclando delicadamente. Finalmente, añadir el conservante y los aceites esenciales, uno a uno y mezclando delicadamente hasta homogeneizar el producto.

Envasar y dejar reposar 24 horas para evaluar la consistencia final.

Conservación: de 3 a 6 meses según condiciones de higiene en la elaboración y del tipo de conservante.

USOS: se trata de un gel de baño muy suave y delicado con la piel por lo que estará indicado en todo tipo de pieles, incluso sensibles (salvo alergia personal a algún componente).

DENSIDAD: se puede espesar añadiendo goma xantana transparente (Redoma Creativa). La goma xantana es imcompatible con algunas tinturas o extractos, como por ejemplo la semilla de pomelo

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar