Publicado el Deja un comentario

Qué es y cómo se usa el carbonato de sodio

carbonato de sodio: qué es y cómo se usa

El carbonato de sodio o carbonato sódico (conocido en inglés con el nombre de “washing soda” o “soda ash“) es una sal blanca y translúcida, muy alcalina, cuya fórmula química es Na2CO3.  Es una sustancia natural procedente de un mineral llamado trona. Es  usada desde hace cientos de años en la fabricación de jabón, vidrio y tintes.

¿Para que se usa el carbonato de sodio?

El carbonato de sodio es un gran aliado en productos para la limpieza del hogar: lavar la ropa, quitamanchas (grasa y vino), desengrasante para productos de limpieza para la cocina, desincrustante para el baño, etc.

  • Es desengrasante y ayuda a eliminar manchas en la ropa.
  • Ablanda el agua, favoreciendo la acción del jabón y la creación de espuma.
  • Mantiene los colores ( de hecho se usa en el teñido de ropa como fijador de los colorantes).
  • También se utiliza como descalcificador (para la limpieza de baños y azulejos por ejemplo).

En jabones líquidos de uso doméstico, elaborados con potasa y aceite de oliva, es un ingrediente casi necesario, ya que por un lado espesa el jabón (textura gel) y por el otro, mejora las propiedades limpiadoras.

Sigue leyendo Qué es y cómo se usa el carbonato de sodio

Publicado el Deja un comentario

Usos del ácido láctico en cosmética natural

Usos del ácido láctico en cosmética natural

El ácido láctico es una ácido alfahidróxido (AHA) de origen natural (fermentación de la leche, caña de azúcar y manzanas). Para su uso en productos cosméticos, se vende en frascos de vidrio oscuro con gotero.

En cosmética natural se usa básicamente para ajustar el pH de las preparaciones cosméticas (cremas, jabones, etc), pero también como activo, ya que debido a su gran afinidad con la piel y el cabello, ayuda a hidratar la piel. Además, tiene una acción queratolítica (facilita la eliminación de las escamas y células epiteliales muertas).

Sigue leyendo Usos del ácido láctico en cosmética natural

Publicado el Deja un comentario

Usos de la goma de tragacanto en cosmética natural

Usos de la goma de tragacanto en cosmética natural

La goma de tragacanto (también llamada goma adragante o goma alquitira), se obtiene del exudado gomoso del tronco y ramas del arbusto Astragalus gummifer y de otras especies de Astragalus. Se encuentra sobretodo en Asia Occidental.  Su denominación INCI es Astragalus gummifer gum.

Suele venderse en forma de polvo fino color crudo. Su composición es una mezcla de polisacáridos, tanto solubles como insolubles en agua, los que le confieren capacidad para formar hidrosoles coloidales, soluciones viscosas o geles. Por ello, es utilizado tanto en la cocina (elaboración de gelatinas, pastas, siropes, jaleas, helados, etc.), en manualidades como en la cosmética (cremas, geles…).

Se considera una de las sustancias naturales más efectivas como gelificante ya que, además, confiere buena estabilidad ante el calor, pH o el oxígeno.

PROPIEDADES

Gelificante, espesante de emulsiones, emulsionante, agente suspensor.

DOSIS

Del 0,5 al 2 % en las soluciones. Siendo necesario un 2% para obtener una consistencia de gel. Soluble en agua, insoluble en etanol y disolventes orgánicos.

Para obtener mejor resultado, el agua debe calentarse (70ºC) antes de incorporarla al polvo de tragacanto y añadirse lentamente agitando bien y mantener batiendo (nos podemos ayudar con una batidora) hasta que la solución esté completamente homogeneizada. Dejar enfriar para la obtención de la consistencia deseada. Conservar en lugar fresco, preferiblemente en refrigerador.

RECETA: Contorno de ojos reafirmante

PRECAUCIÓN: es poco frecuente pero hay personas que podrían padecer alergia de contacto o por ingesta de la goma.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

 

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Peligros de las fragancias

Peligros de las fragancias

Las fragancias son productos químicos utilizados en los productos de belleza para que adquieran un agradable aroma.

Peligros de las fragancias

  • Se lista únicamente como “fragancia” con el pretexto de que es un secreto comercial por lo que sus químicos individuales no están desglosados. (1) (2).Stephanie Greenwood, dueña de Bubble and Bee una tienda de productos orgánicos, nos dice que la Fragancia es uno de los 5 principales químicos que se deben evitar debido a que no sabemos cuántos químicos contiene, puede ser 1 como pueden ser 200. (3).
  • Uno de los principales ingredientes escondidos de las fragancias son los Ftalatos. Aunque algunos Ftalatos están siendo eliminados de los cosméticos debido a la presión de los consumidores, el Dietil Ftalato (DEP) aún se usa en muchos productos, incluyendo fragancias. En la Campaign for Safe Cosmetics (Campaña para Cosméticos Seguros) de 2010 se encontró DEP en 12 de las 17 fragancias analizadas. (4).
  • En experimentos con ratas se encontró que los Ftalatos bloquean la acción de los andrógenos fetales, lo que afecta el desarrollo de género en la descendencia masculina, con resultados que incluyen testículos no descendidos en el nacimiento, bajo recuento de espermatozoides, y tumores testículares más adelante en su vida.(5). Estudios muestran que en hombres adultos la exposición a algunos Ftalatos está asociada a espermatozoides de baja calidad e inferilidad. La exposición a Ftalatos en mujeres embarazadas, ha sido asociada al acortamiento de la distancia entre el ano y los genitales en bebés varones, indicando que feminización ha ocurrido durante el desarrollo genital. Animales hembras de laboratorio expuestas a Ftalatos tenían alteraciones de las hormonas sexuales y experimentaron pérdida fetal. (6)
  • Una de las maneras en que los Ftlatos interfieren con el funcionamiento reproductivo es al reducir los niveles de hormonas sexuales, las cuales son fundamentales para el desarrollo y funcionamiento de los órganos sexuales. Investigación adicional sugiere que estos mismos mecanismos pueden relacionar a los Ftalatos con el cáncer de seno. Los Ftlatos también han demostrado que causan proliferación de las células del tumor de mama y hace que tratamientos anti-estrógenos, como tamoxifen, sean menos efectivos contra los tumores (7).
  • Se ha demostrado que los Ftalatos causan daño a los pulmones, hígado, riñones y dañan los testículos en desarrollo de los descendientes. Estos resultados provienen de experimentos con animales, que según científicos del gobierno, son relevantes para predecir los impactos en la salud de los humanos. (8).
  • Otro de los peligrosos químicos escondidos en las fragancias son los almizcles sintéticos. En 2009 un estudio del Austrian College Students encontró que quienes usaban más perfume tenían los niveles más altos de almizcles sintéticos, incluyendo Galaxólido y Tonalido, en su sangre. Investigaciones del Enviromental Working Group ha encontrado almizcle sintético en la sangre del cordón umbilical de bebés estadounidenses recién nacidos. Investigaciones preliminares sugieren que los almizcles pueden alterar las hormonas. Tanto el Galaxólido como el Tonalido pueden estimular el estrógeno humano y se ha demostrado que afectan los receptores de andrógeno y progesterona. (9).
  • 1 de cada 50 personas podría sufrir de daño al sistema inmunológico debido a la fragancia, y volverse sensibilizado, según la EU’s Scientific Committee on Cosmetic Products and Non Food Products. Una vez sensibilizado a un ingrediente, una persona puede permanecer así durante toda la vida, sufriendo una reacción alérgica con cada exposición subsiguiente. Las fragancias son consideradas entre los cinco alérgenos más conocidos, y se conoce que pueden causar y desencadenar ataques de asma. Un análisis de productos conducido por Campaing for Safe Cosmetics en 2010 reveló un promedio de diez sensibilizadores en cada fragancia analizada. (10)

¿En qué productos podemos encontrarlos?

Este químico puede estar en cualquier producto: desodorante, crema, shampoo, acondicionador, gel de baño, jabón, etc.

Referencias:
1, 4. Campaign for Safe Cosmetics. Fragrance. Disponible en: http://www.safecosmetics.org/article.php?id=222 Consultado el 16 de enero de 2011.
2. Stephanie Greenwood. Artificial Fragrance and Colors. (2007). Disponible en: http://www.bubbleandbee.com/fragrance%20and%20color%20woes.html Consultado el 16 de enero de 2011.
3. Stephanie Greewood. Top Five Chemicals To Avoid. (2007). Disponible en: http://www.bubbleandbee.com/topfivechemicals.html. Consultado el 16 de enero de 2011.
5. Dr. Joseph Mercola. One Out of Five Cosmetics May be Contaminated With Cancer-Causing Impurity. Disponible en: http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2007/03/01/one-out-of-five-cosmetics-may-be-contaminated-with-cancer-causing-impurity.aspx Consultado el 16 de enero de 2011.
6, 7, 9, 10. Campaign for Safe Cosmetics. Phthalates. Disponible en: http://www.safecosmetics.org/article.php?id=290. Consultado el 16 de enero de 2011.
8. Campaign for Safe Cosmetics. Sexy for her. For baby, it could be really poison. Disponible en: http://www.safecosmetics.org/downloads/Poison-ad.pdf Consultado el 16 de enero de 2011.

Fuente: Siempre Natural

Guardar

Guardar

Publicado el 1 comentario

Aceites esenciales en cosmética natural: precauciones y recomendaciones

Aceites esenciales en cosmética natural

Los aceites esenciales 100% puros y naturales se pueden producir por varios métodos, pero el principal es la destilación al vapor. Por tanto, diremos que son productos lipídicos obtenidos de la destilación de plantas aromáticas.

Son sustancias muy concentradas y, por tanto, muy activas.

Propiedades cosméticas

En general, son antisépticos, aromáticos y cicatrizantes. Propiedades específicas según el aceite esencial escogido.

Usos

Ingrediente lipídico, enriquecedor en todo tipo de preparaciones. Especialmente útiles como conservadores y aromatizantes naturales.

Precauciones y recomendaciones

  • La inmensa mayoría (casi todos) son problemáticos si se usan puros. Es por lo tanto es necesario diluirlos antes de usarlos.
  • La inmensa mayoría contienen componentes que pueden ser “potencialmente alergogénicos”: linalol, limoneno, geraniol, eugenol, etc. Esta recomendación va más dirigida a pieles muy reactivas, ya que la mayoría de personas no suelen manifestar reacciones de hipersensibilidad si los aceites esenciales están bien diluidos.
  • Su gran concentración requiere de prudencia. Pueden generar irritación en la piel y mucosas, intoxicación y reacciones de hipersensibilidad. Valorar de forma aislada.
  • En general, se desaconseja el uso en niños menores de 6 años (salvo expertos), en embarazadas, epilepsia y neuropatías
  • Los aceites esenciales no deben ingerirse, salvo tener conocimientos profundos sobre aromaterapia y sus consecuencias. Existen muchos aceites esenciales naturales que son tóxicos.
  • Alejar del alcance de los niños. No usar sin previa dilución. Evitar el contacto directo con las mucosas y los ojos.

Algunos aceites esenciales requieren medidas especiales de prudencia

  • irritantes que precisan una buena dilución (en total, usar el 0,1%): canela, clavo, pimienta, etc
  • irritantes y no se recomienda uso facial en % superiores al 0,1%, pero para productos corporales son mejor tolerados: romero, tomillo, menta, eucalipto, etc.
  • fotosensibilizantes y que requieren de medidas de protección solar. Evitar un uso elevado en verano (sobre todo para productos faciales): bergamota, limón, naranja, mandarina y aranja.

Ten en cuenta que damos ejemplos de cómo los aromaterapeutas suelen utilizar los aceites esenciales. Para cualquier duda relacionados con posibles tratamientos consulta con tu médico o especialista.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

¿Son todas las mieles iguales?

Cómo reconocer una miel de calidad

Como todos sabemos, la miel es producida por las abejas a partir de la transformación del néctar de las flores. Ha sido consumida desde la antiguedad y ampliamente estudiada por sus propiedades antisépticas, fortificantes, calmantes, laxantes, diuréticas y bactericidas.

Además, tiene numerosas propiedades cosméticas, por lo que se usa también en cremas, lociones, jabones, etc. Por ejemplo, si mezclamos 2 cucharaditas de miel con 1 cucharadita de aceite de oliva, aplicamos esta mezcla en talones agrietados o en los codos, y lo dejamos durante 30 min. conseguiremos suavizar esta piel reseca, de forma senzilla, barata y muy efectiva.

Pero no todas las mieles son iguales. Para poder beneficiarnos de las múltiples propiedades de la miel, ésta debe ser pura. Pero ¿cómo saber si la miel que tengo en casa es pura y de calidad?. En este video nos lo explican.

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Elaboración tradicional de la manteca de karité

Elaboración tradicional de la manteca de karité

La manteca de karité es una manteca vegetal muy densa que se obtiene de las nueces del arbol de karité (vitellaria paradoxa), que se encuentra en África central (desde Malí a Etiopía). Suele crecer entre 15-20 metros de altura y da frutos a partir de los 15 años. Se ha usado en los hogares africanos durante casi 2000 años como alimento y para proteger la piel del sol, nutrirla e hidratarla.

Elaboración de la manteca de karité

Las mujeres africanas recogen las nueces del suelo, las lavan y las tuestan para obtener la manteca. A temperatura ambiente es sólida, pero se funde fácilmente con el contacto de la piel.  Se absorbe fácilmente y no es comedogénica. Tiene efecto reparador, cicatrizante y antienvejecimiento.

En este video vemos como las mujeres recogen las nueces del suelo y las dejan secar al sol durante una semana. Luego las seleccionan, las lavan, las hierven y las dejan secar al sol durante dos semanas.

A continuación, procesan las nueces hasta obtener la preciada manteca.

Sigue leyendo Elaboración tradicional de la manteca de karité

Publicado el Deja un comentario

Propiedades cosméticas del silicio orgánico

Propiedades cosméticas del silicio orgánico

El silicio es un oligoelemento presente en nuestro organismo, que está implicado en el desarrollo y formación de nuestros tejidos, como músculos, articulaciones, piel, cabello y uñas, ya que forma parte fundamental en la formación de las fibras de colágeno y elastina.

Silicio mineral vs silicio orgánico

No es lo mismo silicio mineral que silicio orgánico. El silicio mineral (inorgánico) es tóxico y su inhalación es peligrosa.

En cambio, el silicio orgánico nos aporta muchos beneficios tanto a nivel interno como externo.

Es asimilable y lo podemos encontrar en la cáscara de granos (trigo, avena y arroz), azúcar (remolacha o caña de azúcar), alfalfa, cola de caballo, ortiga, diente de león, lechuga, pepino, aguacate, fresa, cebolla… Pero debemos tener en cuenta que si cocinamos estos alimentos, se pierde buena parte de su contenido de silicio.

Los suplementos de silicio orgánico que encontramos en el mercado suelen extraerse de la cola de caballo (equisetum arvensis) y de las fibras de bambú. Se comercializan en forma de solución acuosa, glicólica o en medio oleoso.

Sigue leyendo Propiedades cosméticas del silicio orgánico

Publicado el 6 comentarios

Cómo hacer aceite de ricino en casa

como hacer aceite de ricino

El aceite de ricino se obtiene de las semillas del ricino (Ricinus communis L), un arbusto de gran tamaño que crece principalmente en la India, Brasil y China. La semilla tiene un contenido en aceite de un 40-50%.

Se conoce también como aceite de castor (en inglés castor oil), higuerilla, catapucia, higuera infernal, alcherva, etc.

A nivel cosmético, se añade a los preparados para uso externo en productos para el cabello, las pestañas, las cejas o las uñas (estimula su regeneración y crecimiento).

Es muy usado en la elaboración de jabones líquidos por su alto contenido en ácido ricinoleico (90%), un ácido graso insaturado que aporta limpieza, espuma, acondicionado y favorece la transparencia. Es muy suave, emoliente e hidratante.

Es usado también por vía tópica en dermatosis y dermatitis  por sus características como emoliente dermatológico.

En las semillas, pero no en el aceite, se encuentra una sustancia tóxica de naturaleza proteica denominada ricina. Aunque tradicionalmente se ha usado el aceite de ricino como laxante y purgante, no debe ser ingerido (salvo por prescripción médica) ya que puede ser muy tóxico. Está especialmente contraindicado en embarazadas y lactantes.

Aunque el proceso es laborioso, si conseguimos semillas de ricino, podemos extraer en casa aceite de ricino para usarlo en nuestros jabones o preparaciones cosméticas.

En este video nos lo enseñan:

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Maquillajes: un peligro para la salud

Maquillajes: un peligro para la salud Somos conscientes de que resulta bastante agotador y desesperante saber que tantos y tantos de esos productos que llevamos usando toda la vida como si nada son, en realidad, un verdadero peligro para nuestra salud, como por ejemplo, los maquillajes. Y lo peor de todo, al menos para nosotras, es despertar del engaño, ser conscientes de la enorme tomadura de pelo que supone sucumbir a la publicidad que, con semejante descaro, nos vende “veneno” para estar bellas.

Un poquito de aquí y un poquito de allá

En el último siglo se han creado miles de moléculas sintéticas que han sido lanzadas al mercado en todo tipo de productos, muchos de ellos sin estudios ni pruebas suficientemente rigurosas ni prolongadas en el tiempo como para saber con certeza que se trata de sustancias realmente seguras para el ser humano a largo plazo. De esta forma ha ido ocurriendo que, en un momento dado, determinada sustancia o producto se ha tenido que retirar urgentemente del mercado por haberse descubierto su potencial para envenenar o causar cáncer, etc. Y esto no ha ocurrido en el último siglo una vez, sino muchas.

En otras ocasiones, el potencial para envenenar no es una sorpresa; las agencias reguladoras y los organismos que (se supone) velan por nuestra salud y seguridad saben de antemano que los maquillajes (y tantos otros productos industriales) llevan sustancias que resultan tóxicas para el ser humano. Aún así, permiten su venta porque, en principio, se trata de dosis lo suficientemente pequeñas como para no causar daños en la salud. Pero… ¿Quién mide cuánto de esto y lo otro nos ponemos cada día? ¿Quién mide la cantidad de pequeñas cantidades de veneno que usamos cada día con el champú, las cremas, el maquillaje, los dentífricos, los alimentos procesados, los productos de limpieza y un larguísimo etc?

Las sustancias más tóxicas en los maquillajes

El verdadero peligro de los maquillajes reside en en las sustancias que los componen. Ya sea maquillaje en crema, polvos, coloretes, rímel, barras de labios y todo lo demás, todos estos productos, con los que se supone que vamos a estar mucho más guapas, se componen de:

Aceites Minerales derivados del petróleo

Prácticamente todos los productos en forma de crema o que tengan consistencia grasa (maquillajes en crema, barras de labios) están elaborados con aceites derivados del petróleo. Crean una película en la piel que da aspecto de hidratación pero que tapona el poro obstruyendo el sudor y la respiración celular e impidiendo la eliminación de toxinas. Además, quedan atrapados en el organismo puesto que nuestro cuerpo no puede metabolizarlos. Numerosas publicaciones relacionan estos aceites (especialmente el glicol propileno) con trastornos del hígado y el riñón, dermatitis, dolor de cabeza y trastornos de sistema nervioso. Un estudio publicado por la Universidad de Rochester también relaciona esta sustancia con anomalías genitales en bebés. Estos aceites los encontramos con el nombre de Parafina, Vaselina, Parafinum, Cyclopentasiloxane, Cyclomethicone, Dimethicone, Dimethiconol, Carbomer, Petrolatum, Cera Microcristallina, Ozokerite, Ceresin, Acrylamides, etc.

Ftalatos

Se les llama venenos medioambientales y se utilizan como disolventes y suavizantes. Se encuentran fácilmente en todo tipo de productos de cosmética y, en maquillajes, podemos encontrarlo en el maquillaje en crema, en lacas de uñas, etc. Para que te hagas una idea de su peligrosidad, la UE ha prohibido su uso en la fabricación de juguetes y productos para bebés susceptibles de ser introducidos en la boca. Numerosos estudios en universidades de todo el mundo han relacionado el uso de los ftalatos con cáncer, disfunciones endocrinas, daños en el ADN de reproducción masculina, malformaciones en el feto, etc. Lo encontramos con estas nomenclaturas: Dietilexiloftalato o DEHP, Butilbenziftalato o BBP, Dibutilftalato o DBP, Butildecilftalato o BDP, y un largo etc.

PEGs

PEG se refiere a Polietilenglicol, una mezcla de compuestos químicos que se usa como base detergente o emulsionante en numerosos productos de maquillaje de conocidas firmas. En principio, estas sustancias no son peligrosas por sí solas (aunque actualmente se encuentra bajo sospecha de ser cancerígeno). Su potencial de peligrosidad depende de los otros componentes del producto ya que tiene un gran poder de penetración en el torrente sanguíneo y junto con los PEG, entran otras sustancias tóxicas. Uno de los PEG más polares en todo tipo de productos cosméticos es el Sodium Laureth Sulfate, una sustancia que, según el Colegio Americano de Toxicología se acumula en el riñón, hígado y pulmones. Encontramos estas sustancias en las etiquetas cuando vemos PG + un número o cuando vemos el sufijo “TH” como Laureth.

Aluminio

Muy abundante, sobre todo, en barras de labios pero también presente en productos de maquillaje en forma de crema. Cada vez más voces expertas y estudios (incluyendo la OMS) relacionan el exceso de aluminio en todo tipo de productos con daños cerebrales, muy especialmente Alzheimer, ya que en las autopsias de personas con esta enfermedad suelen encontrarse cantidades excesivas de aluminio. Encontramos el aluminio como Aluminium Chlride, Aluminium Chlorhydrate, Aluminium Chlorithydrex, Aluminium Chlorohydrex PG, Aluminium Fluoride y otras nomenclaturas que empiezan por Aliminium.

Parabenes

Qué decir de este ya famoso conservante que saltó a la palestra cuando un estudio revelaba grandes cantidades de parabenes en biopsias hechas a mujeres con cáncer de mama. Los parabenes están presentes no solo en productos de maquillaje sino en todo tipo de productos incluso alimentarios. Se usan como conservantes y los encontramos en las etiquetas en palabras que acaban en “paraben” como Methilparaben o E-218, Propylparaben o E-216, Ethylparaben o E-214, Butylparaben o E-209, etc.
Phenoxietanol

Se trata de un peligroso conservante que llevan casi todos los maquillajes, especialmente los que lucen el famoso “libre de parabenes”. Resulta realmente indignante cómo nos toman el pelo, anunciando enormes letras luminosas que nos instan a usar un producto libre de una sustancias supuestamente peligrosa que contiene, a cambio, otra igual si no peor. La Agencia Nacional de Medicamentos y Productos Sanitarios de Francia ha alertado sobre estudios toxicológicos que confirman su efecto tóxico en la sangre y en el hígado.

Liberadores de formaldehído

Aunque el formaldehído es una sustancia aceptada como cancerígena y prohibida en productos de maquillaje y cosmética, se sigue permitiendo que los fabricantes usen otras sustancias que, sin ser formaldehído, lo liberan. El formaldehído y estas sustancias liberadoras se usan como poderosos conservantes. El formaldehído no solo causa cáncer sino que está relacionado con todo tipo de disfunciones en el organismo. Hay distintas formas de detectar el formaldehído en las etiquetas: Ingredientes que acompañan a la palabra “Urea” como Poliximetileno Urea, sustancias que llevan DM delante como DM hidantoína, Aldioxa, Quaternium-15, Bronopol, Bronosol y un largo etc.

Otros

Te hemos hablado de estas sustancias por mencionar algunas, pero la triste verdad es que el número de sustancias sospechosas de ser peligrosas y producir distintas disfunciones en el organismo (especialmente cáncer), son muchas. Por nombrar algunas: DEA, MEA, TEA, Fenol y Fenil (Nitrofheno, Phenolphthalein, Chlorophenol y otras terminaciones en Phenol y Phenil), Mercurio (Tiosalicilato de etilmercurio), 1.4 Dioxano, BHT, Tolueno, etc.
Colorantes… ¡Los peores!!

Los pigmentos son esas preciosas tonalidades que encontramos en cualquier tipo de producto de maquillaje, polvos, maquillaje en crema, sombras, colorete, etc. Bien, pues esos fabuloso pigmentos que nos dan color, son precisamente lo peorcito de los maquillajes, que merecen mención aparte.

Los peligrosos colores en el maquillaje

Los colorantes y pigmentos usados en todo tipo de productos (no solo el maquillaje) son una de las sustancias con más diferencias en las legislaciones de todo el mundo. En los países nórdicos (ejemplo de muchas otras cuestiones según nuestro criterio) están prácticamente prohibidos mientras que en el Reino Unido están permitidos prácticamente todos los que en otros países se han prohibido. Las diferencias son notables no solo en Europa sino también en USA o Canadá con respecto a los distintos tipos de colorantes.

Existen dos tipos de colorantes:

  • Pigmentos naturales: Provienen de metales y minerales y aunque alguno puede contener metales pesados, la mayoría de ellos son, en general, inocuos. Sin embargo, son bastante más complicados de usar e introducir en los productos que los colorantes artificiales y costosos de extraer.
  • Pigmentos sintéticos: Son los pigmentos creados en el laboratorio y, como siempre, más fáciles de usar, más duraderos, más baratos y… constantemente en el punto de mira por sus potenciales peligros en la salud!! Dentro de este grupo de pigmentos artificiales, los  más cuestionados son los colorantes azóicos, un tipo de colorante muy usado sospechosos de producir cáncer en pruebas con animales.

Detectar los colorantes azóicos

Los colorantes azóicos se fabrican usando hidrocarburos (sustancias derivadas del petróleo constantemente relacionadas con el cáncer). A la hora de detectar estos colorantes en las etiquetas, conviene tener en cuenta lo siguiente:

INCI: El INCI es un listado internacional de nomenclaturas con las que se definen las sustancias usadas en los productos de higiene y cosmética que aparecen en las etiquetas. En el INCI, los colorantes se encuentran con las siglas CI seguidas de un número. CI significa Color Index y el número hace referencia al colorante o pigmento específico al que se refiere.
Colorantes azóicos: podemos encontrarlos en las etiquetas en palabras que terminan en -anilin o –anilid y colores que empiezan por HC, Acid, Pigment o Solvent. No obstante, este tipo de colorante es difícil de detectar, ya que lo normal es encontrar en la etiqueta el CI seguido del número de referencia y para poder evitarlo, tendríamos que saber de memoria los que corresponden a los colorantes azóicos.

Fuente: VidaNaturalia

Guardar