Publicado el Deja un comentario

Alcalinidad de los jabones naturales

Cualquier componente biológico-orgánico que haya en la naturaleza sufre una reacción de forma ácida o alcalina. Para comprobar dicho proceso la medición se realiza por medio de una escala que se denomina pH, cuyos valores oscilan entre el rango de 0 a 14, siendo 7 de PH el valor que se ha determinado como neutro.

El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una sustancia. Un pH de 0 a 6.9 es ácido, es decir, cuanto más cercano a 0, más ácido. Un pH de 7 es considerado neutro, como el agua. Un pH de 8 a 14 es considerado básico o alcalino.

Por ejemplo: el ácido de las pilas tiene un pH de 1, el jugo del limón (2), el vinagre (3), la cerveza (4), el café (5), la yema de huevo (6), el agua destilada (7), el agua de mar (8), los detergentes (9), el agua jabonosa (10), el amoníaco (11),limpiadores desengrasantes (12), blanqueadores (13), solución de sosa cáustica (14).El grado de acidez o alcalinidad de un jabón se mide por el pH (potencial de Hidrógeno).

Los jabones hechos con un álcali (sosa o potasa) son alcalinos. Lo que significa que tienen un pH de entre 7 y 10 (dependiendo de la fórmula y el proceso usado para elaborarlos)

Sigue leyendo Alcalinidad de los jabones naturales

Publicado el Deja un comentario

Aceites usados en la elaboración de jabones líquidos

El jabón es una sustancia química, creada por la combinación de ácidos grasos, un álcali y agua.

Para la elaboración de jabón se utilizan distintos tipos de grasas animales o vegetales.

Aceites usados en la elaboración de jabones líquidos

Podemos hacer jabón con cualquier aceite (cuando nos referimos a “aceite” incluimos las grasas y las mantecas). Cada grasa/aceite está compuesto por varios ácidos grasos que al saponificar, confieren unas características especiales al jabón.

Los ácidos grasos son los componentes químicos de los aceites.  Hay diferentes tipos de ácidos grasos, cada cual con su composición molecular específica. Muy básicamente se dividen en dos tipos:

Ácidos grasos saturados (grasas sólidas a temperatura ambiente)
Ácidos grasos insaturados (aceites líquidos a temperatura ambiente)  

Los diferentes aceites que usamos para elaborar jabones aportan diferentes proporciones de estos ácidos grasos.

Por lo tanto, cuando elegimos uno u otro aceite así como sus proporciones, estamos decidiendo también el tipo de jabón que vamos a elaborar.  

Por otro lado, todos los aceites tienen un porcentaje de componentes “no saponificables“, es decir que no se saponifican por lo que permanecen en el jabón, aportando sus propias características y beneficios (sustancias vegetales, vitaminas, minerales, etc.), pero afectan en la transparencia del jabón líquido, haciendo que sean más opacos, más lechosos, menos transparentes.  

Los 3 aceites más usados en la elaboración de jabones líquidos

El más usado es el aceite de coco porque tiene moléculas grasas de cadena corta que son híper solubles. En el aceite de coco predomina el ácido láurico, que es muy soluble por lo que aporta transparencia y mucha espuma. Pero el inconveniente del ácido láurico es que es deshidratante, por eso normalmente se mezcla con otros aceites que lo compensan, como por ej. el aceite de oliva. 

En jabones líquidos este aceite produce jabones muy acuosos, por lo que si queremos conseguir una textura más espesa deberemos recurrir a espesantes, como el HEC.

Otro de los aceites que se usa mucho es el aceite de oliva. Hace jabones líquidos hidratantes, muy suaves, con menos espuma, excelentes para la piel y podemos espesarlos fácilmente con una solución salina. Los jabones líquidos no son tan transparentes porque el aceite de oliva virgen tiene muchos insaponificables (que son los que le aportan más cualidades cosméticas), por lo que si la transparencia es importante para ti, es mejor escoger un aceite de oliva refinado o un aceite de orujo de oliva.  

El tercer aceite “imprescindible” en jabones líquidos es el aceite de ricino, que por su composición química es un aceite muy especial (90% ácido ricinoleico). Su principal virtud en este tipo de jabones es que aporta mucha espuma y favorece la transparencia, digamos que estaría a medio camino entre la espuma del coco y el acondicionado del de oliva. Es muy suave, emoliente e hidratante.  

Los otros aceites que se pueden usar son los que se denominan aceites líquidos. Son grasas insaturadas, líquidas  a temperatura ambiente. Las más comunes: oliva, maíz, soja, girasol, ricino, almendras, colza y similares. Problema: los jabones de aceites líquidos tienen tendencia a volverse rancios y a oler mal, por lo que suelen necesitar un poco de antioxidante (vitamina E).

Encontrarás más información en nuestro curso online Elaboración de Jabones Líquidos.

Mercè Castells

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells
Autora del Manual de Cosmética Natural DIY y tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

Características del jabón según los aceites usados

Características del jabón según los aceites usados

Podemos saponificar cualquier aceite o grasa (tanto vegetal como animal). Cada grasa/aceite está compuesto por varios ácidos grasos que al saponificar, confieren unas características especiales al jabón.

Para mejorar las características del jabón es recomendable mezclar varios aceites en la fórmula (excepto en el jabón de Castilla, que es 100% aceite de oliva). Descarga este ebook gratuitamente para aprender a elaborar este excelente jabón.

Normalmente usaremos una alta proporción de aceite de oliva, y según el tipo de jabón que queremos obtener, lo combinaremos con uno o varios aceites.

Sigue leyendo Características del jabón según los aceites usados

Publicado el 9 comentarios

Cómo hacer jabón de lavanda

Hacer jabón con base de glicerina es muy fácil, y obtendrás un jabón que les encantará a tu familia y amigos. Sólo necesitas base de jabón de glicerina y aceite esencial de lavanda.

Cómo hacer jabón de lavanda

El espliego (Lavandula officinalis) es conocido también como lavanda (Lavandula angustifolia) que es la variedad cultivada. Es originaria de la zona mediterránea y actualmente se cultiva en todo el mundo.

Es muy aromática y su aceite esencial es utilizado para todo tipo de cosméticos: cremas, ungüentos, perfumes, aguas de colonia…ya que es muy útil para quemaduras leves, picaduras de insectos, llagas, heridas, infecciones de la piel, etc. Tiene acción calmante, equilibradora, cicatrizante, antiséptica y es apropiado para todo tipo de pieles. Es uno de los pocos aceites esenciales que puede aplicarse sin diluir. En casos de picaduras de insectos o quemaduras se puede aplicar 1 o 2 gotas de AE de lavanda sobre la piel.

El jabón de lavanda, además de calmar y cuidar la piel, es antiséptico así que es ideal para personas ancianas o enfermas con pocas defensas naturales, protegiéndoles de eczemas, infecciones, etc.

Sigue leyendo Cómo hacer jabón de lavanda

Publicado el 11 comentarios

Lavado del jabón con sal (rélargage)

El lavado del jabón con sal ayuda a purificar el jabón que está mal elaborado o que se ha estropeado. En otros tutoriales vimos cómo elaborar jabón con aceite usado y cómo limpiar el aceite usado para hacer jabón. Pero a veces el resultado no es el esperado…

No tires el jabón, te explicamos qué hacer con él!

Lavado del jabón con sal (rélargage)

¿Cuándo lavar el jabón?

  • lotes de jabón que no nos han salido bien…
  • tenemos muchos restos de jabón de distintos tipos y colores…
  • se nos ha estropeado y huele a rancio…
  • el jabón huele “rarito” porqué lo hicimos con aceite reciclado y no nos gusta el olor…
  • porqué está mal formulado y tiene el pH demasiado alto…

Ten en cuenta además, que si un jabón no está bien hecho, con el tiempo puede dar mal olor a la ropa (la que guardas de una temporada a otra por ejemplo).

Sigue leyendo Lavado del jabón con sal (rélargage)

Publicado el 2 comentarios

Cómo limpiar aceite vegetal usado para hacer jabón casero

Cómo limpiar aceite vegetal usado para hacer jabón casero

Podemos hacer jabón con cualquier grasa o aceite vegetal. Para jabones de uso corporal es mejor usar aceites que no hayan sido usados para cocinar, ya que no han perdido ninguna propiedad.

Sin embargo, podemos usar aceite vegetal que ya hemos usado para cocinar para elaborar jabones excelentes para la limpieza del hogar o para la lavadora. En este artículo te enseñamos cómo hacer jabón en casa con aceite usado.

La ventaja es que es ecológico (si no tiramos el aceite usado no contaminamos) y es económico (usamos un material que ya no nos sirve para hacer jabón, que nos será muy útil).

Sin embargo, el aceite que hemos usado para cocinar tiene impurezas y restos de comida, por lo que suele ser turbio y puede tener olor a los alimentos que hemos cocinado con el.

Por ello es recomendable limpiarlo para obtener un aceite que no nos dejará olores en el jabón, por lo que será de mucha mejor calidad.

Sigue leyendo Cómo limpiar aceite vegetal usado para hacer jabón casero

Publicado el Deja un comentario

Qué es y cómo se usa el carbonato de sodio

carbonato de sodio: qué es y cómo se usa

El carbonato de sodio o carbonato sódico (conocido en inglés con el nombre de “washing soda” o “soda ash“) es una sal blanca y translúcida, muy alcalina, cuya fórmula química es Na2CO3.  Es una sustancia natural procedente de un mineral llamado trona. Es  usada desde hace cientos de años en la fabricación de jabón, vidrio y tintes.

¿Para que se usa el carbonato de sodio?

El carbonato de sodio es un gran aliado en productos para la limpieza del hogar: lavar la ropa, quitamanchas (grasa y vino), desengrasante para productos de limpieza para la cocina, desincrustante para el baño, etc.

  • Es desengrasante y ayuda a eliminar manchas en la ropa.
  • Ablanda el agua, favoreciendo la acción del jabón y la creación de espuma.
  • Mantiene los colores ( de hecho se usa en el teñido de ropa como fijador de los colorantes).
  • También se utiliza como descalcificador (para la limpieza de baños y azulejos por ejemplo).

En jabones líquidos de uso doméstico, elaborados con potasa y aceite de oliva, es un ingrediente casi necesario, ya que por un lado espesa el jabón (textura gel) y por el otro, mejora las propiedades limpiadoras.

Sigue leyendo Qué es y cómo se usa el carbonato de sodio

Publicado el Deja un comentario

Receta: Jabón facial purificante

Receta: Jabón facial purificante

Este jabón facial es muy suave,  apto para todo tipo de pieles, especialmente para pieles acnéicas, mixtas o grasas.

Lo aplicaremos sobre la piel húmeda, dando masajes circulares y enjuagando con abundante agua limpia.

Tras su uso, aplicaremos un hidrolato equilibrante (por ej. lavanda, rosa o geranio).

Ingredientes para 100 g

Fase A

  • 80 g Hidrolato de Geranio
  • 10 g Jugo de Aloe Vera
  • 4 g Extracto de castaño de Indias
  • 1,2 g Goma Xantana grado transparente

Fase B

  • 3 g Tensiactivo Pompadolsa La Redoma Creativa (Decyl glucoside)

Fase C

  • 3 gotas Aceite esencial de Petitgrain
  • 2 gotas Aceite esencial Citronela de Java
  • 6 gotas Aceite esencial de Geranio
  • 3 gotas Aceite esencial de Palmarosa
  • 25 gotas Conservante Sharomix
  • 0,1-0,2 g Ácido cítrico (para controlar el pH: csp 6-6,5)

Procedimiento

  1. Mezclamos todos los ingredientes de la fase A, excepto la goma xantana.
  2. Desleímos, lentamente y con paciencia, la goma xantana en una pequeña parte de esta mezcla, y removemos hasta que esté completamente diluida (hay que armarse de paciencia y, ante la falta de esta, lo podemos dejar reposando o bien lo pasamos por la batidora).
  3. Añadimos poco a poco la fase B a la fase A mezclando delicadamente, con cuidado para no espumar.
  4. Finalmente, añadimos el conservante y mezclamos con cuidado.
  5. Medimos el pH y añadimos el ácido cítrico diluido en agua destilada, la cantidad suficiente para (csp) que el pH llegue al rango entre  6 y 6,5.
  6. Envasar y dejar reposar 24 horas para evaluar la consistencia final.

Conservación: de 3 a 6 meses según condiciones de higiene y tipo de conservante.

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Guardar

Publicado el 5 comentarios

Jabones líquidos y jabones sólidos: diferencias en la elaboración

Jabones líquidos y jabones sólidos: diferencias en la elaboración

El proceso de hacer jabones líquidos es diferente del proceso de hacer jabones sólidos.

Veamos las principales diferencias:

  • Tipo de álcali
    Para hacer jabones sólidos usamos sosa cáustica – NaOH
    Para hacer jabones líquidos usamos potasa – KOH.
    Cuando combinamos ácidos grasos con sosa cáustica (NaOH), la sosa cristaliza y forma una pastilla de jabón sólida. Cuando hacemos lo mismo con potasa cáustica (KOH), la potasa no cristaliza, y queda una masa de jabón pastosa, que es soluble en agua.
  • Tipo de elaboración: en frío o caliente
    Los jabones sólidos se elaboran mediante el llamado “proceso de saponificación en frío”.
    Los jabones líquidos en cambio, se elaboran mediante el “proceso de saponificación en caliente”. Una vez hemos conseguido la traza, cocemos la pasta de jabón hasta que toda la lejía se neutraliza. La ventaja del proceso en caliente es que puedes usarlo al dia siguiente (no tienes que esperar unas semanas a que cure).
  • Sobreengrasado
    Los jabones líquidos no se sobreengrasan, porqué el aceite no saponificado flotaría en nuestro jabón líquido (el jabón líquido tiene mucha agua, el aceite y el agua no se mezclan y como el aceite es más espeso que el agua flotará). El aceite de ricino sulfatado es el único aceite que puede disolverse en agua, por lo que es el único con el que podremos sobreengrasar (si queremos hacerlo, aunque no es necesario). Hay un tipo de manteca de karité modificada que es también hidrosoluble (INCI: Butyrospermum parkii, PEG-10 Olive Glycerides)
  • Calculadoras de saponificación
    Las calculadoras de saponificación se usan de forma diferente ya que la potasa nunca es pura. Como no podemos sobreengrasar, hay menos margen de error en las fórmulas, ya que demasiada potasa hará que sea un jabón muy alcalino (pH demasiado alto) y tendremos que neutralizarlo. Si por el contrario ponemos menos potasa de la necesaria, no saponificaremos todos los aceites y nos quedará un jabón aceitoso, con aceite flotando en la superficie. Por otra parte, la potasa es siempre mucho menos pura que la sosa cáustica, por  lo que en el caso de la elaboración de jabones líquidos la necesidad de disponer de una buena fórmula es especialmente importante.
  • Aceite de coco
    Para obtener jabones líquidos con mucha espuma (especialmente si donde vivimos el agua es más bien dura) necesitaremos más aceite de coco del que usaríamos normalmente en las fórmulas de jabones con sosa cáustica. Es decir si en los jabones sólidos lo recomendable es usar un máximo del 25% del total de los aceites, en el caso de los jabones líquidos podemos usar proporciones mucho mayores (por ej. 40-45% del total de los aceites).
  • Consistencia
    Los jabones naturales líquidos elaborados con potasa son líquidos (acuosos). Es decir, la consistencia es más acuosa que la de los jabones “liquidos” que compramos en las tiendas (que en su mayor parte no son jabones naturales sino detergentes, a los que se les ha añadido gelificantes y espesantes, entre otras cosas…). Los aceites que contribuyen a crear pastillas más duras en los jabones elaborados con sosa cáustica (como por ej. el aceite de palma o el sebo), no son necesarios en las fórmulas de jabones líquidos ya que la “dureza” no es un factor importante en este tipo de jabones.
  • Agua
    Para disolver la potasa, en los jabones líquidos se pone más agua que en los jabones sólidos (la medida standard es multiplicar la potasa por 3). Esto se hace sobre todo porqué durante el proceso de cocción de la base de jabón se produce evaporación de agua.

Si ya sabes hacer jabones sólidos con sosa cáustica, te recomiendo mi curso online “Jabones líquidos”.

Mercè Castells
Autora del Manual de Cosmética Natural DIY y tutora de los cursos online:

Guardar

Guardar

Publicado el 2 comentarios

¿Te duchas con jabón o con detergente?

jabones o detergentes

Mucha gente compra jabones “naturales” en supermercados o farmacias. Pero muchos de ellos contienen aditivos sintéticos, que actúan como un detergente para eliminar la suciedad. Producen mucha espuma, pero resecan la piel y pueden ser perjudiciales para nuestra salud y para el medio ambiente.

Según la FDA, “Hoy en día hay muy pocos jabones naturales en el mercado. La mayoría de los jabones, ya sean líquidos o sólidos, en realidad son detergentes sintéticos”.

El jabón natural se elabora combinando grasas o aceites  (de origen animal, vegetal o mineral) y un álcali (sosa cáustica o potasa). Los productos de limpieza corporal son en realidad un conjunto de sustancias químicas como por ejemplo:

Sigue leyendo ¿Te duchas con jabón o con detergente?