Publicado el Deja un comentario

Jabón de karité (saponificación en caliente)

Jabón de karité (saponificación en caliente)

Este jabón es uno de mis preferidos. Es suave, cremoso y muy espumoso. Es perfecto en estos tiempos que andamos todo el día lavándonos las manos por el tema de la COVID, y la piel tiende a secarse y  necesita mucha nutrición.

En esta ocasión os explico cómo elaborarlo con el método de saponificación en caliente (ver métodos de elaboración de jabones aquí). La ventaja de este método es que con la cocción, el proceso de saponificación se completa, por lo que una vez frío ya podemos usarlo y no es necesario curar el jabón (dejarlo en reposo durante 4-6 semanas para que se complete el proceso).

A la manteca de karité se le atribuyen propiedades regeneradoras, hidratantes, nutritivas… En los jabones aporta dureza y acondicionado. La riqueza del karité está en los insaponificables (aproximadamente un 7%) con sustancias ricas en antioxidantes como tocoferoles (vitamina E). Los jabones hechos con manteca de karité son cremosos e hidratantes.

Sigue leyendo Jabón de karité (saponificación en caliente)

Publicado el Deja un comentario

Jabones con aceite y sosa: medidas de seguridad

Jabones con aceite y sosa: medidas de seguridad

Hacer jabón es casi un juego, un hobby, un divertimento. Sin embargo no hay que olvidar que estamos utilizando una substancia tóxica, la sosa cáustica, que utilizada irresponsablemente puede ser muy peligrosa.

Las medidas de precaución para la sosa cáustica son las mismas que para las sustancias tóxicas, por tanto, lee las advertencias de la etiqueta y toma las medidas de seguridad oportunas (ejemplo de Ficha Técnica).

Sigue leyendo Jabones con aceite y sosa: medidas de seguridad

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué el jabón inactiva el coronavirus?

¿Por qué el jabón inactiva el coronavirus?

Una sola gota de jabón diluida en agua es suficiente desestabilizar y matar a muchos tipos de virus y bacterias, incluído el coronavirus.

Esto es debido a su estructura híbrida. Las moléculas de jabón presentan una dualidad química curiosa: por un extremo son solubles en agua, mientras que por el otro extremo son solubles en las grasas.

Así pues, la molécula de jabón actúa como gancho: por un lado de agarra a las moléculas de grasa (a la suciedad), mientras que por el otro es arrastrada por el agua, consiguiendo lo que no se puede lograr sólo con agua: eliminar las grasas.

Sigue leyendo ¿Por qué el jabón inactiva el coronavirus?

Publicado el Deja un comentario

Ideas para elaborar jabones creativos con bases de jabón

Ideas para elaborar jabones creativos con bases de jabón

Los jabones de glicerina, también llamados de “fundir y verter” (Melt&Pour) son muy fácildes de hacer, muy vistosos y son ideales para pasar una tarde entretenida con los niños, ya que es un proceso seguro (se trabaja con una base de jabón previamente hecha, es decir, no se trabaja directamente con sosa cáustica). La ventaja es que tiene muchas posibilidades estéticas y admite grandes dosis de imaginación; además es un tipo de jabón ideal para impacientes (:-), ya que se pueden usar los jabones en cuanto se enfrían.

Para hacer jabones de fundir y verter partimos de una base de jabón de glicerina, que podemos adquirir fácilmente en internet o en tiendas especializadas como éstas.

Sigue leyendo Ideas para elaborar jabones creativos con bases de jabón

Publicado el 2 comentarios

Jabón líquido para pieles sensibles

Jabón líquido para pieles sensibles

Este jabón lo elaboraremos con tensioactivos no iónicos de origen vegetal

Tensioactivos no iónicos de origen vegetal

Los tensioactivos son sustancias que reducen la tensión superficial de las moléculas de agua, permitiendo que las grasas (suciedad) emulsionen con el agua y desaparezcan con el aclarado.

Pueden ser de origen sintético/no-natural (usados frecuentemente en detergentes para la ropa, productos para la limpieza, lavaplatos, etc) o de origen vegetal/natural (más suaves y biodegradables).

Existen cuatro tipos de compuestos tensioactivos: aniónicos (por ej. los jabones naturales elaboradoras con álcalis), catiónicos (pueden ser irritantes), anfóteros, no iónicos (son suaves y biodegradables).

Por sus propiedades, pueden tener diferentes funciones: detergente (o agente de limpieza), espumante, emulsionante (permite mezclar dos líquidos inmiscibles), acondicionamiento…

En cosmética natural, los tensioactivos no iónicos de origen vegetal se usan para elaborar productos limpiadores y espumantes, especialmente para pieles sensibles (champús, jabones líquidos, geles de baño, jabones para niños, etc)

Deben usarse diluidos (son muy concentrados) y debe ajustarse el pH del producto final (ya que suelen tener un pH básico que pueden alcalinizar las preparaciones donde se integran).

Sigue leyendo Jabón líquido para pieles sensibles

Publicado el 10 comentarios

Cómo fijar los aromas en los jabones

Cómo fijar los aromas en los jabones

Uno de los problemas con los que nos encontramos cuando elaboramos jabones mediante el proceso de saponificación en frío, es que después de las 4-6 semanas de curado, el aroma de nuestro jabón ha disminuido notablemente.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para minimizar este problema.

Sigue leyendo Cómo fijar los aromas en los jabones

Publicado el 2 comentarios

Oxidación de los aceites vegetales

Oxidación de los aceites vegetales

Con el tiempo los aceites se vuelven rancios debido a la oxidación. Los aceites blandos insaturados (olivo) se oxidan más fácilmente que los aceites saturados (coco, palma..) Cuanto más insaturado sea un aceite mayor probabilidad de oxidación tiene. A esta degradación de las grasas le solemos llamar enranciamiento ya que produce compuestos volátiles de olor rancio.

Para evitar esta oxidación se utilizan los antioxidantes que son sustancias que retrasan la oxidación de los aceites.

Algunos ácidos grasos son más frágiles que otros, ya que bajo ciertas condiciones (oxidación, hidrogenación, lipólisis, etc.) se degradan y pierden sus propiedades.

En la práctica, lo que nos sucede con más frecuencia es que los aceites se nos oxidan (se vuelven rancios y cambian de color). Ciertos factores aceleran el proceso de oxidación (el oxígeno, la luz, el contacto con metales oxidantes como el hierro y el cobre, etc.) y también el calor, que acelera las reacciones químicas. Por el contrario, otros factores ralentizan la oxidación, como por ejemplo el aporte o la riqueza natural del aceite en vitamina E.

Sigue leyendo Oxidación de los aceites vegetales

Publicado el Deja un comentario

Alcalinidad de los jabones naturales

Cualquier componente biológico-orgánico que haya en la naturaleza sufre una reacción de forma ácida o alcalina. Para comprobar dicho proceso la medición se realiza por medio de una escala que se denomina pH, cuyos valores oscilan entre el rango de 0 a 14, siendo 7 de PH el valor que se ha determinado como neutro.

El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una sustancia. Un pH de 0 a 6.9 es ácido, es decir, cuanto más cercano a 0, más ácido. Un pH de 7 es considerado neutro, como el agua. Un pH de 8 a 14 es considerado básico o alcalino.

Por ejemplo: el ácido de las pilas tiene un pH de 1, el jugo del limón (2), el vinagre (3), la cerveza (4), el café (5), la yema de huevo (6), el agua destilada (7), el agua de mar (8), los detergentes (9), el agua jabonosa (10), el amoníaco (11),limpiadores desengrasantes (12), blanqueadores (13), solución de sosa cáustica (14).El grado de acidez o alcalinidad de un jabón se mide por el pH (potencial de Hidrógeno).

Los jabones hechos con un álcali (sosa o potasa) son alcalinos. Lo que significa que tienen un pH de entre 7 y 10 (dependiendo de la fórmula y el proceso usado para elaborarlos)

Sigue leyendo Alcalinidad de los jabones naturales

Publicado el Deja un comentario

Aceites usados en la elaboración de jabones líquidos

El jabón es una sustancia química, creada por la combinación de ácidos grasos, un álcali y agua.

Para la elaboración de jabón se utilizan distintos tipos de grasas animales o vegetales.

Aceites usados en la elaboración de jabones líquidos

Podemos hacer jabón con cualquier aceite (cuando nos referimos a “aceite” incluimos las grasas y las mantecas). Cada grasa/aceite está compuesto por varios ácidos grasos que al saponificar, confieren unas características especiales al jabón.

Los ácidos grasos son los componentes químicos de los aceites.  Hay diferentes tipos de ácidos grasos, cada cual con su composición molecular específica. Muy básicamente se dividen en dos tipos:

Ácidos grasos saturados (grasas sólidas a temperatura ambiente)
Ácidos grasos insaturados (aceites líquidos a temperatura ambiente)  

Los diferentes aceites que usamos para elaborar jabones aportan diferentes proporciones de estos ácidos grasos.

Por lo tanto, cuando elegimos uno u otro aceite así como sus proporciones, estamos decidiendo también el tipo de jabón que vamos a elaborar.  

Por otro lado, todos los aceites tienen un porcentaje de componentes “no saponificables“, es decir que no se saponifican por lo que permanecen en el jabón, aportando sus propias características y beneficios (sustancias vegetales, vitaminas, minerales, etc.), pero afectan en la transparencia del jabón líquido, haciendo que sean más opacos, más lechosos, menos transparentes.  

Los 3 aceites más usados en la elaboración de jabones líquidos

El más usado es el aceite de coco porque tiene moléculas grasas de cadena corta que son híper solubles. En el aceite de coco predomina el ácido láurico, que es muy soluble por lo que aporta transparencia y mucha espuma. Pero el inconveniente del ácido láurico es que es deshidratante, por eso normalmente se mezcla con otros aceites que lo compensan, como por ej. el aceite de oliva. 

En jabones líquidos este aceite produce jabones muy acuosos, por lo que si queremos conseguir una textura más espesa deberemos recurrir a espesantes, como el HEC.

Otro de los aceites que se usa mucho es el aceite de oliva. Hace jabones líquidos hidratantes, muy suaves, con menos espuma, excelentes para la piel y podemos espesarlos fácilmente con una solución salina. Los jabones líquidos no son tan transparentes porque el aceite de oliva virgen tiene muchos insaponificables (que son los que le aportan más cualidades cosméticas), por lo que si la transparencia es importante para ti, es mejor escoger un aceite de oliva refinado o un aceite de orujo de oliva.  

El tercer aceite “imprescindible” en jabones líquidos es el aceite de ricino, que por su composición química es un aceite muy especial (90% ácido ricinoleico). Su principal virtud en este tipo de jabones es que aporta mucha espuma y favorece la transparencia, digamos que estaría a medio camino entre la espuma del coco y el acondicionado del de oliva. Es muy suave, emoliente e hidratante.  

Los otros aceites que se pueden usar son los que se denominan aceites líquidos. Son grasas insaturadas, líquidas  a temperatura ambiente. Las más comunes: oliva, maíz, soja, girasol, ricino, almendras, colza y similares. Problema: los jabones de aceites líquidos tienen tendencia a volverse rancios y a oler mal, por lo que suelen necesitar un poco de antioxidante (vitamina E).

Encontrarás más información en nuestro curso online Elaboración de Jabones Líquidos.

Mercè Castells

¿Quieres aprender a hacer jabón?.
Aquí te lo explico

Mercè Castells
Autora del Manual de Cosmética Natural DIY y tutora de los cursos online:

Publicado el Deja un comentario

Características del jabón según los aceites usados

Características del jabón según los aceites usados

Podemos saponificar cualquier aceite o grasa (tanto vegetal como animal). Cada grasa/aceite está compuesto por varios ácidos grasos que al saponificar, confieren unas características especiales al jabón.

Para mejorar las características del jabón es recomendable mezclar varios aceites en la fórmula (excepto en el jabón de Castilla, que es 100% aceite de oliva). Descarga este ebook gratuitamente para aprender a elaborar este excelente jabón.

Normalmente usaremos una alta proporción de aceite de oliva, y según el tipo de jabón que queremos obtener, lo combinaremos con uno o varios aceites.

Sigue leyendo Características del jabón según los aceites usados