Publicado el Deja un comentario

Aloe vera, un milagro para la piel

Aloe vera, un milagro para la piel

Conoce y cuida tu piel

Antes de aplicar cualquier tratamiento a nuestra piel debemos saber qué tipo de cutis tenemos y cómo podemos cuidarlo.

Aunque existen matices, se puede decir de forma genérica que existen tres tipos de pieles: grasa, seca y normal o mixta. Algunos especialistas añaden un cuarto tipo, que es la piel sensible, pero este tipo de piel se puede dar en cualquiera de los tres casos anteriores y más que una categoría aparte es una característica asociada a la misma.

¿Cómo puedo saber el tipo de piel que tengo?

En primer lugar tienes que saber que el concepto que se aplica para clasificar el tipo de piel es la grasa que ésta genera. Sabiendo esto resulta mucho más sencillo aclarar el tipo de piel tenemos, qué problemas es más propensa a padecer y cómo se deben tratar.

Cutis graso

Para distinguir un cutis graso debemos observar varias señales frente al espejo: suelen destacar los brillos, son pieles de poros dilatados y brillantes en exceso, comúnmente rechazan el maquillaje, que suele correrse debido a la acción de la grasa, ya que ésta forma una película donde los productos cosméticos se fijan con mayor dificultad.

¿Cómo cuidar un cutis graso?

Son pieles con una mayor tendencia acnéica en las que con frecuencia se desarrollan puntos negros, conviene tratarlas con un producto astringente, como el gel de aloe, que las protege y las nutre al mismo tiempo que reduce el exceso de grasa. No hay que dejar de hidratarlas para mantenerlas jóvenes y tersas, para ello es necesario usar una crema hidratante o hidronutritiva libre de grasa.

Cutis seco

Es justo el caso contrario del cutis graso, en este tipo de piel las glándulas sebáceas no producen suficiente sebo y la carencia de grasa da como resultado una piel áspera y mate en la que los poros están casi cerrados. Tiende a resecarse con el simple efecto del aire y en algunos casos llega a cuartearse.

¿Cómo cuidar un cutis seco?

Este tipo de pieles requiere más cuidados que el cutis graso o normal, pues tiende a envejecer prematuramente. Debemos aplicar diariamente una crema nutritiva rica en aceites vegetales (almendras, aguacate, oliva…) y vitaminas, en especial vitaminas E y A (Retinol), que combaten los efectos de los radicales libres y el envejecimiento prematuro. Tampoco podemos descuidar la hidratación, para mantener la piel hidratada es preciso aplicar una crema humectante, preferiblemente después de la ducha y con la piel aún mojada. Complementando todo esto una precaución: evitar la exposición prolongada al sol.

Cutis normal o mixto.

Seguro que has oído hablar de la famosa T. La piel normal o mixta se caracteriza por un exceso de grasa en la T (frente, nariz y mentón) y sequedad en pómulos y mejillas. Es el tipo de piel que más fácil de cuidar, pues tanto la zona grasa como la seca son menos extremas.

¿Cómo cuidar un cutis mixto?

En primer lugar (esto vale para todos los tipos de pieles) procurar no castigarla demasiado exponiéndola de forma prolongada al sol o situaciones de contaminación, exceso de humos, etc. Normalmente una buena limpieza y una hidratante suelen ser suficiente, en la T un gel de aloe va bien para rebajar la grasa, y en pómulos y mejillas una hidronutritiva.

Piel sensible

Como dijimos al principio cualquier tipo de piel (grasa, seca o normal), además puede ser sensible. Estas pieles reaccionan con manchas, sarpullidos, dermatitis o rojeces ante cambios emocionales, de temperatura, situaciones de estrés, etc. Suelen ser brotes pasajeros que desaparecen enseguida, a veces también asociados a algún tipo de crema, pues son pieles proclives a las alergias.

¿Cómo tratar una piel sensible?

Para empezar procura utilizar productos hipoalergénicos, haz siempre la prueba del algodón: moja un algodón con una pequeña cantidad del producto que vayas a aplicarte, frota en la muñeca y observa si tu piel reacciona con algún tipo de brote, si no es así puedes aplicarte el producto, que ha de ajustarse a los cánones del tipo de piel que tengas y que hemos explicado en los puntos anteriores.

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS PARA CUIDAR LA PIEL CON ALOE VERA

A veces no basta con aplicar el producto adecuado, además hay que hacerlo de la forma correcta. Siempre que emplees una crema para la cara recuerda que es importante tener el cutis bien limpio, eso lo conseguirás lavándote con un jabón neutro antes de la aplicación; para que el resultado sea óptimo te recomiendo que uses al menos una vez por semana un gel exfoliante y que te apliques una mascarilla un par de veces al mes, con eso conseguirás que tus poros estén bien abiertos y listos para recibir y absorber con facilidad. También es importante que masajees suavemente y en círculos la zona donde te vas a aplicar la crema, además de los poros abiertos es conveniente que los capilares se activen y reciban el caudal de nutrientes. El último factor a tener en cuenta antes de aplicar la crema es usar un producto que favorezca la penetración del cosmético para su máximo aprovechamiento, para ello nada mejor que el aloe, que además de aportarte nutrientes mejorará enormemente la penetración de todos los componentes de la crema que uses, eso se debe a su alto contenido en lignina, un compuesto que acelera y favorece la absorción. Además, el aloe podrás aplicarlo en todos los tipos de pieles como te explico a continuación: Si tienes la piel seca mezcla un gel de aloe con aceite de oliva, aguacate o almendras dulces y tendrás una excelente nutritiva.

Si tienes la piel grasa usa el gel solo, es astringente y reduce el exceso de grasa, quizá notes una cierta tirantez al principio, si te molesta aplícate el gel después de la ducha, con la cara aún húmeda, así conseguirás una perfecta hidratación sin engrasar la cara. Si tienes la piel normal o mixta puedes usar el gel de aloe sin mezclar, aplícalo hasta su total absorción. También puedes usar el gel de aloe con retinol para darle firmeza a la piel, masajea en una sola dirección unos instantes y verás que el resultado es visible, el aloe fomenta la producción de colágeno y tiene un efecto exfoliante por lo que también combate las manchas y las arrugas, es un auténtico multiusos.

Además de para cuidar tu piel, también puedes usar el aloe para curarla. Utiliza el gel 95% pequeñas marcas de acné, cicatrices, manchas de la cara, o cualquier otra imperfección de la piel, también puedes usarlo como gomina después de la ducha, fortalecerá tu pelo y lo mantendrá sano y bonito.

Se constante, usa tus cosméticos en combinación con el aloe y notarás los resultados.

Pedro Sánchezwww.aloeysalud.com

Publicado el Deja un comentario

Historia de los cosméticos

“La historia de los cosméticos”, examina el uso generalizado de productos químicos tóxicos en los productos de uso diario para el cuidado personal, desde los pintalabios hasta champús para bebés.

Este video de 7 minutos de duración, producido por Free Range Studios y auspiciado por Annie Leonard, pone de manifiesto las consecuencias para la salud de este tipo de productos para los consumidores y para el medio ambiente.

Publicado el 2 comentarios

Sérum desmaquillante

Receta serum desmaquillante

Los tejidos del cutis se regeneran mientras dormimos. Si no eliminamos el maquillaje antes de acostarnos los poros de la piel se obstruyen e impide que se desprendan las células muertas.

Si nos aplicamos en el rostro este serum desmaquillante eliminaremos las células muertas y los restos de suciedad que se han acumulado sobre los poros de la piel durante el día y nuestro cutis quedará limpio e hidratado.

Ingredientes:

  • 15 ml de Aceite de albaricoque virgen
  • 10 ml de oleado de vainilla
  • 15 ml de Aceite de avellanas
  • 15 ml de Aceite de Macadamia virgen
  • 4 ml de Dispersante natural
  • 5 gotas de tintura de Benjuí
  • 3 gotas de Oleoaroma de Vainilla
  • 3 gotas de Aceite esencial de palmarrosa

Elaboración:

  1. Mezclamos los aceites homogéneamente, sin agitar.
  2. Añadimos los aceites esenciales y la tintura al dispersante y, tras ello, lo añadimos a los aceites vegetales.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Guardar

Publicado el 2 comentarios

Productos cosméticos para bebés: cuidado!

Productos cosméticos para bebés: cuidado!

Los especialistas son muy claros al respecto. Los recién nacidos son los más vulnerables si hablamos de exposición a tóxicos. En este aspecto, solemos tener en cuenta la dieta, el lugar de residencia, los contaminantes que están en el medio ambiente, pero no siempre nos fijamos en los peligros para la salud de los pequeños que se encuentran escondidos en colonias y perfumes, champús y geles, detergentes con los que limpiamos sus ropas y/o sus estancias, etc.

Dinamarca ha prohibido en los productos para niños algunas sustancias que siguen vendiéndose en todo el mundo y también en Europa.

Sigue leyendo Productos cosméticos para bebés: cuidado!

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué elaborar cosmética natural en casa?

¿Por qué elaborar cosmética natural en casa?
El mercado actual ofrece numerosos productos cosméticos: algunos pocos realmente buenos, otros demasiado sofisticados y sintéticos y, la peor de las opciones, una “aparente y engañosa” cosmética natural y orgánica.
La mayoría de estos productos se elaboran con una tecnología fría y bajo una estricta normativa sanitaria que deja poco campo a la actividad artesana y creativa. Además, la nueva normativa sanitaria europea (que regulará la fabricación de productos cosméticos a partir del 2013) nos dejará un presente sin posibilidad para los artesanos de la cosmética natural.
Elaborar cosmética natural en casa nos permite recobrar este legado de artesanía para nuestros productos de cuidado e higiene.
Elaborar con nuestras manos productos y fórmulas cosméticas no sólo estimula nuestra creatividad, sino que nos permite mejorar nuestra calidad de vida, ganando en salud y en belleza. Esto es posible cuando somos nosotros quiénes seleccionamos los ingredientes más adecuados para nuestras fórmulas, descartando los productos tóxicos para nuestra piel o para el medio ambiente, escogiendo los productos más adecuados a nuestras necesidades, ¡Creando fórmulas efectivas, ecológicas y muy personales!
Si te paseas por la web encontrarás fichas técnicas de varios ingredientes naturales y materias primas para la elaboración de tus propios cosméticos y productos tópicos. Además, si te apetece, podrás acceder a las recetas que se incluyen en el recetario. Disfrútalas!

Esta web nace de las ganas de compartir y de aprender, así como de la necesidad de difusión de la actividad como docente, terapeuta y cosmetóloga.

Aquí aprenderemos a elaborar productos naturales para la belleza o la salud, conociendo las materias primas, creando y personalizando las fórmulas para uso personal o profesional y desarrollando una actividad artesanal, delicada y creativa.

Beatriz Lavado – Bióloga y naturópata
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Extractos vegetales en cosmética natural

  • Gel de aloe vera: regenerador, cicatrizante, hidratante y purificante de la piel (elimina células muertas). Efecto alisante de la piel y tensor.
  • Extracto de semilla de pomelo: antiséptico, antifúngico y conservante natural.
  • Extracto de ulmaria: antiinflamatorio, antirreumático y analgésico.
  • Extracto de harpagofito: antiinflamatorio, antirreumático y analgésico.
  • Extracto de malva: suaviza, desinflama, desensibiliza y calma la piel. Hidratante.
  • Extracto de té verde: diurético, antioxidante y lipolítico.
  • Extracto de abedul: antiinflamatorio, diurético, antiedematoso y depurativo.
  • Extracto de avena: suaviza, desinflama, desensibiliza y calma la piel. Hidratante.
  • Extracto de castaño de Indias: antiedematoso, vasoprotector y circulatorio.
  • Extracto de centella asiática: anticelulítico, reafirmante y antiedematoso. No ingerir.
  • Extracto de cola de caballo: antiedematoso, reafirmante de los tejidos y la piel.
  • Extracto de hamamelis: astringente y antioxidante.
  • Extracto de hiedra: astringente, anticelulítico y lipolítico. No ingerir nunca.
  • Extracto de manzanilla: suaviza, desinflama, desensibiliza y calma la piel. Hidratante.
  • Extracto de mirra: nutritiva, antiséptica, cicatrizante y regeneradora. Conservante natural.
  • Extracto de romero: antiséptico, tónico cutáneo, desodorante y astringente.
  • Extracto de rusco: antiedematoso, vasoprotector y circulatorio
Publicado el 2 comentarios

Componentes de origen animal

Ingredientes cosméticos de origen animal

MIEL

Elaborada por las abejas, este dulce ingrediente está compuesto por un 98% de azúcares y el resto por enzimas, nutrientes y fitoquímicos.

PROPIEDADES COSMÉTICAS:

  • Antiséptica y cicatrizante cutáneo
  • Hidratante y demulcente
  • Eutrófica y elastizante

USOS: Cremas y mascarillas faciales. Tratamientos corporales.

PRECAUCIÓN: Alergia al polen. Sigue leyendo Componentes de origen animal

Publicado el Deja un comentario

Preparaciones cosméticas: qué podemos elaborar

Según la consistencia de las preparaciones cosméticas podemos encontrar los siguientes productos:

EMULSIÓN
Se trata de una mezcla estable y homogénea de lípidos con sustancias acuosas. Para formar una emulsión se necesitan, al menos, tres fases (partes):

  • Fase acuosa: formada por el agua y los ingredientes hidrosolubles  (hidrolatos, extractos hidroalcohólicos, tinturas, alcohol, glicerina, bórax, etc.).
  • Fase oleosa: formada por las grasas (aceites vegetales, oleados, ceras, aceites esenciales…).
  • Emulsionante: facilita la mezcla estable y la homogeneización de ambas  fases.

CREMA
Se trata de un tipo de emulsión que tiene una consistencia semisólida, blanda y ligera. Puede ser de tacto oleoso (cremas nutritivas o “de noche”) o de tacto acuoso (cremas fluidas o “de día”).

FLUIDO O LECHE
Emulsión de consistencia líquida o semilíquida, a veces algo viscosa.

UNGÜENTO
Emulsión oleosa, de tipo A/O, de consistencia sólida, dura o pastosa. Contiene abundante aceite y ceras.

POMADA
Emulsión oleosa, de tipo A/O de consistencia semisólida, blanda y densa. Contiene abundantes aceites y algo de cera.

CERATO
Ungüento compuesto principalmente de ceras y aceites.

LOCIÓN
Mezcla de sustancias líquidas, acuosas o hidrosolubles (agua, hidrolato, alcohol o glicerina).

GEL
Sustancia semilíquida, viscosa y transparente o translúcida.  Se puede referir al jabón de baño transparente o a suspensiones coloidales.  Una suspensión coloidal es una mezcla natural o artificial de agua (o sustancia acuosa) con proteínas y/o polisacáridos. P.ej.: la pulpa de áloe vera es una sustancia que, de forma natural, presenta consistencia de gel

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Guardar

Publicado el Deja un comentario

Ingredientes sofisticados en las recetas de cosmética

La cosmética convencional suele incluir ingredientes activos con funciones varias para aumentar la hidratación, la firmeza o reducir las arrugas. Estos ingredientes suelen provenir de fuentes naturales, en la mayoría de los casos. En otros casos el origen puede ser sintético.

Este artículo versa sobre la alternativa más natural para conseguir dichos activos: formular nuestros cosméticos con la fuente original. Esto puede que no sea tan efectivo a corto plazo, pero permite resultados equilibrados, asequibles y continuados a largo plazo. Entre los más utilizados encontramos:

Ácido hialurónico (AH)

Se trata de un polisacárido complejo del grupo glucosaminoglucanos (GAG). Lo generan organismos vegetales, animales y fúngicos. Está formado por la unión de aminoazúcares y ácidos urónicos. Tiene facultad hidrófila y puede retener grandes cantidades de agua.

Con una función estructural en la mayoría de los organismos, en los humanos permite generar estructuras de soporte en las articulaciones, cartílagos o la piel. Pero está presente en la matriz extracelular, siendo un elemento importante en la estabilidad de tejidos.

Se extrae de fuentes animales, principalmente, crestas de gallos y esternón de pollo.

PROPIEDADES EN COSMÉTICA

  • Hidratante, debido a su capacidad altamente hidrófila, puede retener 100 veces su peso en agua.
  • Demulcente o protector en la piel (al hincharse con el agua, permite lubricar la piel o las mucosas).
  • Cicatrizante y antiarrugas, reconstituye las fibras que sostienen el tejido epidérmico, favorece la formación de colágeno y alisa los pliegues subcutáneos (arrugas).
  • Antioxidante, antirradicales libres.
  • Desensibilizante.
  • Reductor de cicatrices.
  • Se ha utilizado tanto tópico como en infiltraciones mesoterápicas.

La alternativa natural al ácido hialurónico es el hialuronato de sodio, proveniente de cultivos biotecnológicos de hongos, con idénticas propiedades. Se puede encontrar en laboratorios de terapia ortomolecular, como Solaray, Health Aid, etc., en los que se especifica su procedencia fúngica.

También los polisacáridos heterogéneos provenientes de algunas plantas como las flores de malva, raíz de malvavisco o semilla de sen, permiten una buena alternativa. Aunque no cumplen exactamente la misma función, sus polisacáridos pueden ser útiles para la hidratación y descongestión de la piel. Hay algunos estudios muy interesantes sobre la malva y el sen en los que se concluye que sus extractos ricos en polisacáridos también presentan efectos antiarrugas y reafirmantes.

Ácido salicílico

Su función queratolítica permite obtener efectos exfoliantes, por ello se utiliza en estética para el tratamiento del acné, psoriasis, verrugas, piel de gallina o callosidades. Así como en champús para la caspa.

Al facilitar la eliminación de células muertas superficiales en la piel permite reducir la formación de comedones y de poros obstruidos en el acné, o bien suavizar la piel escamosa o engrosada en la psoriasis.

El ácido salicílico para uso cosmético convencional se produce por síntesis, pero la fuente original natural se encuentra en las plantas. Así tenemos que la corteza de sauce blanco, abedul o fresno, la sumidad florida de ulmaria o el aceite esencial de gaulteria son ricos en este ácido. El inconveniente es que, para conseguir las dosis habituales en estética debemos utilizar extracto seco o concentrados de estas plantas.

Ácido glicólico

Se trata de uno de los ácidos de frutas (AHA, alfa-hidroxiácidos) más conocidos, puesto que es el de menor tamaño molecular y mayor capacidad de penetración en la piel. Se utiliza en cosmética por su capacidad exfoliante suave que disminuye el grosor del estrato córneo en la piel y contribuye a reducir las arrugas o líneas de expresión, cicatrices, manchas o estrías, a la vez que estimula la hidratación (formación de glicocosaminglicanos dérmicos) o la síntesis del colágeno en la piel.

Debido a su naturaleza ácida puede producir irritaciones con lo que se recomienda utilizarlo adecuadamente diluido.

Aunque se puede obtener de frutas y otras fuentes alimenticias por concentración, suele obtenerse por síntesis de laboratorio en la mayoría de los casos. Las fuentes naturales de ácido glicólico son el azúcar de caña molida, la remolacha, la piña, la papaya, las alcachofas y la uva. Utilizando estos alimentos en nuestras fórmulas para mascarillas o lociones permitirán un efecto suave.

Las fuentes vegetales contienen entre 0,45 a 7,4 mg de ácido glicólico por 100 g de materia fresca (Harris & Richardson, 1980). El té, el café, los zumos de frutas y jugos de diversas plantas pueden contener de 5 a 7 mg por 100 ml. Las fuentes animales son pobres en este ácido.

AHA (Alfa-hidroxiácidos)

También llamados ácidos de fruta.

Además del ácido glicólico ya comentado, en cosmética se utilizan otros hidroxiácidos como el ácido málico, ácido láctico, ácido cítrico o tartárico. Todos tienen una función exfoliante suave como el ácido glicólico.

Las fuentes naturales para cada uno:
Ácido glicólico: ver anterior.
Ácido láctico: yogur y kéfir.
Ácido málico: manzanas, moras, arándanos, grosellas, etc.
Ácido cítrico: frutas cítricas.

En cosmética convencional se utilizan en formulaciones o preparados con un mínimo de contenido del 3% de AHA, y se considera que son más eficaces en un pH bastante ácido (de 3 a 4). Pero las quejas por alergias e irritaciones son abundantes, además de aumentar la sensibilidad de la piel al sol.

Está claro que los AHA que encontramos en los productos naturales son menos irritativos porque coexisten con otras sustancias beneficiosas sinérgicas (polisacáridos varios, mucílagos, vitaminas, flavonoides, antocianos, etc.) y están en menor proporción, por lo que no hay el riesgo de quemar o irritar la piel. Pero también es cierto que su bajo contenido puede reducir la efectividad.

  • Zumo de manzana roja o tomates – 0,5 – 1 g/100 ml
  • Zumo de uvas – 0,3 g/100 ml
  • Zumo de pera – 0,4 g/100 ml
  • Zumo de bayas del bosque 0,3 a 1,6 g/100 ml
  • Otra fruta muy rica pero algo desconocida para la mayoría: membrillero chino  (Chaenomeles sp.) (5 g/100 ml de zumo).
  • También son fuentes buenas el vinagre de manzana, vinagres balsámicos y el vino tinto.

Es frecuente encontrar mascarillas caseras hidratantes o exfoliantes con estos ingredientes.

Alantoína

Este compuesto nitrogenado es una de las formas de excreción urinaria en algunos mamíferos (el ser humano, no), pero también abunda en plantas medicinales. Se llama también ureidohidantoína o glioxildiureido.

Se incluye en fórmulas cosméticas por sus propiedades reparadoras y cicatrizantes, ya que favorece la formación de epitelio, calma las irritaciones y restaura la piel. Se aplica sobretodo en heridas y úlceras, pero también favorece la en irritaciones o tratamientos para pieles sensibles o de regeneración de la piel.

La alantoína que se utiliza en la cosmética convencional no se obtiene de plantas. Podemos encontrar fuentes vegetales de alantoína en las siguientes drogas vegetales: corteza de castaño de Indias, consuelda, centella asiática, raíz de prunella vulgaris

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar

Publicado el 2 comentarios

Los hidrolatos en cosmética natural

Los hidrolatos o aguas florales son un regalo para nuestra piel y para nuestro olfato. Si aprecias y disfrutas los aceites esenciales, seguro que adoras también los hidrolatos y las aguas florales.

Los hidrolatos son el subproducto de la obtención de aceites esenciales por destilación por arrastre al vapor de flores y plantas aromáticas. El destilado resultante está compuesto básicamente de agua y una capa fina de aceite esencial, que normalmente se separa y se vende aparte. Es decir, con una destilación, se obtienen dos productos: el aceite esencial por un lado y el hidrolato que contiene micro-partículas de aceite esencial en suspensión.

Las aguas florales o hidrolatos “alquímicos”, son elaborados de forma artesanal con pequeños lotes de flores frescas y plantas aromáticas en pequeños alambiques de cobre. La diferencia en este caso, es que los aceites esenciales no son extraídos, con lo cual son mucho más concentrados y aromáticos. Al igual que los aceites esenciales, las aguas florales contienen las propiedades de las plantas destiladas, pero de una forma mucho más suave que los aceites esenciales puros, por lo que se pueden usar sin necesidad de dilución. Son ideales para usarlos como tónicos faciales, colonias, ambientadores o para perfumar la ropa (vaporizandolos ligeramente sobre almohadas o la ropa recién planchada). También puedes utilizarlos como una alternativa al agua destilada en tus recetas de cremas y lociones.

  • Hidrolato de caléndula: calmante, regenerador e hidratante.
  • Hidrolato de grosellero negro: antiinflamatorio, antirreumático y depurativo.
  • Hidrolato de hamamelis: astringente, antioxidante y cierra los poros dilatados.
  • Hidrolato de lavanda: regulador secreciones, calmante de la piel y antiinflamatorio. Para después del sol o quemaduras.
  • Hidrolato de menta: refrescante, desodorante y astringente. Para después del sol.
  • Hidrolato de pepino: refrescante, hidratante y suavizante.
  • Hidrolato de romero: astringente, tonificante muscular, de la piel y del cuero cabelludo. Para pieles flácidas.
  • Hidrolato de rosas: regulador seborreico, hidratante y calmante de la piel.
  • Hidrolato de salvia: regulador seborreico, desodorante, antioxidante y regenerador cutáneo.
  • Hidrolato de manzanilla: suavizante, descongestionante e hidratante

Bea Lavado
Tutora de los cursos de Aromaterapia, Cosmética Natural , Fitocosmética y Emulsiones naturales
Elaborando CosméticosLa Redoma Creativa

Guardar