SHEA LIP BUTTER (1)

Bálsamo labial con manteca de karité

Sólo necesitamos manteca de karité y unas gotas de tu aceite esencial favorito…y un recipiente claro!

Hacerlo no puede ser más sencillo: fundimos al baño maría la cantidad de manteca de karité que necesitamos para llenar nuestro tarrito, le añadimos 4 gotas de aceite esencial, lo dejamos enfriar y listo!

La manteca de karité es muy rica  en insaponificables y vitaminas, por lo que tiene excelentes propiedades hidratantes y nutritivas. Protege la piel de los rayos solares UV, a la vez que calma y regenera la piel irritada.

La manteca de karité, cuyo nombre significa “vida” en el dialecto africano,  se extrae del árbol de karité que crece sólo en estado salvaje en las sabanas de África Occidental. Puede alcanzar más de 12 metros de altura y hasta una anchura de 2 metros. La fruta es dulce y comestible, conteniendo en su centro un fruto seco del que se obtiene la manteca de karité, que ha sido usada  por sus numerosas virtudes durante siglos en algunas partes de África. También es parte de la farmacopea de Senegal.

Propiedades:

  • Protege la piel contra el daño solar debido a la presencia de karitene, la vitamina A y alcoholes terpénicos que absorben algunos rayos UV y aumentan la actividad de los filtros solares.
  • Anti-inflamatorio, suaviza y calma la irritación (fitoesteroles, alfa y beta amyrina).
  • Previene alergias solares.
  • Facilita la curación a través de los alcoholes terpénicos (lupeol, parkeol) y los fitoesteroles que contiene.
  • Hidrata y nutre la piel en profundidad.
  • Regenera la piel, revitaliza los tejidos y devuelve la elasticidad a la piel.