Cualquier componente biológico-orgánico que haya en la naturaleza sufre una reacción de forma ácida o alcalina. Para comprobar dicho proceso la medición se realiza por medio de una escala que se denomina pH, cuyos valores oscilan entre el rango de 0 a 14, siendo 7 de PH el valor que se ha determinado como neutro.

El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una sustancia. Un pH de 0 a 6.9 es ácido, es decir, cuanto más cercano a 0, más ácido. Un pH de 7 es considerado neutro, como el agua. Un pH de 8 a 14 es considerado básico o alcalino.

Por ejemplo: el ácido de las pilas tiene un pH de 1, el jugo del limón (2), el vinagre (3), la cerveza (4), el café (5), la yema de huevo (6), el agua destilada (7), el agua de mar (8), los detergentes (9), el agua jabonosa (10), el amoníaco (11),limpiadores desengrasantes (12), blanqueadores (13), solución de sosa cáustica (14).El grado de acidez o alcalinidad de un jabón se mide por el pH (potencial de Hidrógeno).

Los jabones hechos con un álcali (sosa o potasa) son alcalinos. Lo que significa que tienen un pH de entre 7 y 10 (dependiendo de la fórmula y el proceso usado para elaborarlos)

El pH de la piel, constituye la mejor barrera de defensa natural contra las irritaciones y problemas cutáneos. La piel normal tiene un pH de aproximadamente 6,5. La piel seca tiene un pH ácido (por debajo de 6,5). La piel grasa tiene un pH superior a 6,5

Se considera neutro el pH de 7, que es el valor del agua pura. Los ácidos tienen el pH por debajo de 7, los álcalis por encima de 7.

El jabón “neutro” tiene un pH de alrededor de 8-9. Pero eso no implica que sea “malo” para la piel, ya que la presencia de glicerina natural, (aproximadamente un 10% en los jabones naturales) y el contenido de aceites neutros, permite un enjabonado suave, respeta el manto hidrolipídico de la piel y facilita que recupere su pH original al cabo de pocos minutos. En el caso de los jabones líquidos, podemos ajustar el PH con ácido láctico.

El alto pH del jabón actúa como antibacteriano. Muchas personas, preocupadas por el alto pH del jabón agregan ácidos como el ácido cítrico a sus recetas. Pero un jabón con un pH demasiado ácido, resecará nuestra piel y puede llegar a ser un gran caldo de cultivo para los gérmenes, a menos que le añadamos conservantes.Un pH neutro (6-7) atrae a los microbios. Por eso los fabricantes tienen que agregar agentes químicos antimicrobianos en sus formulaciones. Eso no ocurre en el caso del jabón natural, cuyo pH ligeramente alcalino, lo convierte en un bactericida natural ya que las bacterias rehúyen los ambientes alcalinos. Por eso, no debemos preocuparnos por el desarrollo de bacterias en nuestro jabón artesanal.

Ten en cuenta que el contenido de aceites de este tipo de jabones minimiza su pH. Si tu piel es muy sensible y te preocupa el pH de tu jabón, aplica una solución diluida de vinagre de manzana o jugo de limón. La aplicación de cremas, aceites o lociones ayudará también a restaurar el equilibrio de la piel en pocos minutos.

Finalmente, ¿sabías que el agua de mar tiene un pH de alrededor de 8? ¿Significa eso que el agua de mar es perjudicial para tu piel?. No, ¿verdad? Pues con el jabón pasa lo mismo.

Mercè Castells – Tutora de los cursos online: