Publicado el Deja un comentario

Aceite de hipérico: cómo elaborarlo

Cómo elaborar aceite de hipérico

El macerado de hipérico en aceite de oliva virgen es un remedio tradicional en uso externo. Por sus propiedades analgésicas, calmantes, antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes ha sido aplicado desde hace siglos en quemaduras leves, para ayudar a cicatrizar heridas, rozaduras, hemorroides, etc.

Es ideal para pieles frágiles, enrojecidas o irritadas. Proporciona a la piel suavidad y elasticidad.

Contiene flavonoides, ácido ascórbico, cineol, pineno, taninos, limoneno, etc, siendo la hipericina el compuesto que le otorga su valor terapéutico más notable. Tiene además un alto contenido en taninos, por lo que se suele utilizar por vía externa para tratar heridas, acné, quemaduras y otras afecciones de la piel.

Cómo hacer oleado de hipérico

  1. Cortaremos las sumidades floridas del hipérico (la parte externa que contiene las pequeñas flores amarillas) y las trocearemos
  2. Las introducimos en un tarro de cristal y las cubrimos totalmente con aceite de oliva virgen.
  3. Tapamos el tarro y lo ponemos “a sol y serena” (por ej. en el alfeizar de una ventana). Lo dejamos macerar durante 40 días, agitando cada día.
  4. Al cabo de ese tiempo filtramos, envasamos y lo guardamos en un lugar fresco y oscuro. Veremos que ha tomado un color rojizo. Eso es debido a la hipericina que contiene, es normal ese color, así que no te preocupes por eso.

PRECAUCIONES: Puede ser fotosensibilizante, presentando pigmentación o irritación de la piel, por lo que no debe ser aplicado en pleno sol.

Mercè Castells
Autora del Manual de Cosmética Natural DIY y tutora de los cursos online:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.